“EN ESTE CENTENARIO EL GRAU TIENE QUE ASCENDER A PRIMERA DIVISIÓN”

Arzobispo preside Misa por los 100 años del Club Atlético Grau de Piura

05 de junio de 2019 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la Santa Misa en Acción de Gracias con ocasión del Centésimo Aniversario del Club Atlético Grau de Piura, Patrimonio Deportivo de nuestra Ciudad. La Eucaristía se realizó en la Basílica Catedral y fue concelebrada por el R.P. Miguel Medina Pacherre. Participaron de la celebración el Sr. Arturo Ríos Ibáñez, Presidente del Club, quien estuvo acompañado de los miembros de su Junta Directiva, los socios, integrantes del comando técnico, ex jugadores, hinchas y amigos del Club Atlético Grau de Piura, así como por las principales autoridades políticas de nuestra Región entre quienes se encontraban el Sr. Darwin García Marchena, Alcalde Distrital de 26 de Octubre y el Sr. José Aguilar Silva, Alcalde Distrital de Castilla. Al finalizar la Santa Misa y como parte de las actividades conmemorativas se realizó la entronización de un hermoso cuadro con la imagen de «Nuestra Señora de las Mercedes» de Paita, en las instalaciones del local institucional del equipo piurano.

En su homilía, nuestro Pastor destacó algunas características del fútbol que lo hacen un deporte hermoso: “El Papa Francisco nos dice que el fútbol es el deporte más lindo de todos. Es un deporte donde podemos vivir la dinámica del encuentro. Un deporte que nos impulsa a salir de nuestro individualismo, más aún en esta época en la que debido a la presencia masiva de nuevas tecnologías puede ser fácil caer en el individualismo y aislacionismo, y sólo crear vínculos virtuales y a larga distancia. El fútbol nos ayuda a crear lazos reales y cercanos, a través de un instrumento tan sencillo como es la pelota. Esto es muy importante porque el ser humano es un ser para el encuentro y solamente ahí, donde nos relacionamos, es donde finalmente llegamos a ser personas. Ciertamente un equipo no son solamente sus jugadores y su entrenador, lo son también sus directivos, el comando técnico y de apoyo, incluso los familiares, sin cuyo apoyo no sería posible que los jugadores rindan todo lo que pueden dar. En el fútbol vivimos la sociabilidad, el encuentro, las relaciones humanas, no solo de los jugadores entre sí, sino que el fútbol mueve a las personas y a las familias a una sana recreación. Es en el estadio donde se viven sentimientos de alegría y de tristeza, donde se conversa y se intercambian puntos de vista, donde se vive un momento de participación, de encuentro y comunión”.

En otro momento de su homilía, Monseñor Eguren dijo: “Hoy cumplen 100 años. Sientan siempre gratitud y satisfacción por su historia llena de gloria, de victorias, y de sacrificios. Recuerden que todo deporte, y especialmente el fútbol, es siempre una gran oportunidad para aprender a dar lo mejor de uno mismo, con entrega y compromiso, pero sobre todo, juntos. Tengan siempre presente a todos aquellos que a lo largo de los años han sido parte del Club Atlético Grau de Piura, desde Don Guillermo Herrera, quien en 1919 fundó el Club con el nombre de nuestro Gran Héroe y Peruano del Milenio, don Miguel Grau, y lo puso bajo la protección de María Santísima. Justamente la indumentaria del Club es de color blanco, como el hábito de la Virgen «Nuestra Señora de las Mercedes» de Paita, y en el pecho de la camiseta de los jugadores se encuentra también la insignia que lleva los colores rojo y dorado, como el de la Orden Mercedaria. Esto denota la profunda relación que une al Club Albo con esta hermosa advocación mariana y con la tradición cristiana. No olviden nunca que son un equipo que ha nacido bajo la protección de la Virgen Santísima, nuestra amada Mechita”.

“En este centenario, el Club Atlético Grau tiene que ascender a primera división. Esa es la gran meta, la gran pasión y la gran motivación que deben tener tanto los directivos, el cuerpo técnico, los jugadores y los hinchas. Que su institución sea siempre un crisol de honestidad y de trasparencia. Como nos lo pide Jesús en el Evangelio de hoy, vivan siempre la unidad. Ahí donde hay unidad y amistad, camaradería y unión se alcanzan grandes metas. Pidámosle a la Virgen Santísima que les ayude a mantener siempre ese espíritu de familia que debe primar en el «Grau». Quiéranse mucho, sean muy amigos, porque para eso fue creado este Club Deportivo. Con su esfuerzo y entrega en cada partido, hágannos sentir la satisfacción de ser piuranos. Y pongamos todos, autoridades, directivos e hinchas, nuestro mayor esfuerzo para que el Estadio de Piura sea rehabilitado y recobre su esplendor, de esta manera el fútbol y las demás disciplinas deportivas podrán realizarse ahí. No es posible que Piura no tenga un Estadio digno como le corresponde por justicia. Pidamos al IPD y al Supremo Gobierno que atiendan con prioridad este pedido, porque una juventud que hace deporte, y las familias que van a verlo y disfrutarlo, hacen una sociedad sana”, concluyó nuestro Arzobispo.

miércoles 5 junio, 2019