“EN EL CORAZÓN DE JESÚS LATE EL AMOR POR SU PADRE, SU MADRE Y POR NOSOTROS SUS HERMANOS”

Arzobispo preside Santa Misa en la Fiesta del Sagrado Corazón de Jesús

12 de junio de 2018 (Oficina de Prensa).- En el día en que la Iglesia celebró la fiesta del “Sagrado Corazón de Jesús” así como la Jornada Mundial de Oración por la santificación de los Sacerdotes, nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., presidió la Santa Misa en la que participaron numerosas familias integrantes del Movimiento Avanzada Católica en Piura. Concelebraron el R.P. Carlo Franco Vecco, P.E.S., y el R.P. Mauricio Macciotta, P.E.S.

En su homilía nuestro Pastor reflexionó en torno a las enseñanzas del Sagrado Corazón de Jesús: “Cuando la liturgia de hoy nos recuerda la escena en la que el soldado romano atraviesa el costado del Señor Jesús en la Cruz, nuestra mirada se centra en su Sagrado Corazón, un corazón en el que encontramos tres grandes amores: amor a su Padre, amor a su Madre y amor a sus hermanos humanos; tres amores que, como discípulos del Señor, cada uno de nosotros está llamado a encarnar en su propia vida en nuestro proceso de configuración con Cristo. En primer lugar tenemos el amor de Jesús por su Padre del cielo, que se hace concreto en el fiel cumplimiento de la voluntad del Padre, hasta el extremo de entregar su vida en la cruz en obediencia amorosa al designio de salvación que el Padre tiene para con nosotros. Que el Corazón de Jesús nos mueva a ser dóciles a los planes de Dios y a entregarnos con alegría a realizarlos en nuestra propia vida, en la Iglesia y en el mundo, con la certeza que el Padre nos ama y quiere para nosotros lo mejor, y que lo que nos pide es siempre para nuestro bien, para que seamos felices, para que alcancemos nuestra salvación”.

“Un segundo amor del Corazón de Jesús -continuó Monseñor Eguren- es el tierno amor por su Madre. En Jesús vemos ese inmenso cariño y ternura para con Ella, y desde la cruz nos dice que Ella es también Madre nuestra y que debemos amarla como hijos suyos que somos. Gracias a su Sí generoso en la Anunciación-Encarnación, María nos engendró a la vida de la gracia, nos hizo pasar de las tinieblas a la luz, de la muerte a la vida y del pecado a la gracia. Jesús nos invita a vivir el camino de la piedad filial, es decir a honrar y amar a Su Madre como Él la ama, para que de esta manera, Ella ejerza su maternidad espiritual sobre todos nosotros y así nos configure cada vez más con Cristo Camino, Verdad y Vida”.

“Finalmente hay también un tercer amor, que es el amor por los hermanos. El Corazón de Jesús nos invita a amarnos unos a otros como Él nos ha amado, viviendo la caridad, la fraternidad y la solidaridad cristianas. El Señor está en la Cruz con los brazos abiertos, Él no rechaza a nadie, no hace acepción de personas, por el contrario quiere abrazar a todos. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Es este el amor que Cristo nos invita a vivir, primero con quienes tenemos obligación y deber de amar, es decir nuestro prójimo más cercano, pero también con el desconocido, sobre todo con los más pobres y necesitados, con los marginados y descartados, buscando llevar a todos al encuentro del amor del Señor”, concluyó nuestro Arzobispo.

Al finalizar la Santa Misa varias familias del Movimiento Avanzada Católica se consagraron al Sagrado Corazón de Jesús a través de una hermosa oración que fue presidida por nuestro Pastor, y recibieron de sus manos una hermosa imagen que será entronizada en sus hogares. Asimismo nuestro Arzobispo agradeció a los miembros de Pro Ecclesia Sancta y Avanzada Católica por el trabajo que realizan en la Arquidiócesis de Piura y los animó a que sigan promoviendo la santidad que es la vocación de todo bautizado. 

 

martes 12 junio, 2018