EN EL AÑO DE LA MISERCORDIA SEAMOS PESCADORES DE HOMBRES

Domingo V del Tiempo Ordinario

v-domingo

07 de febrero de 2016 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la Santa Misa correspondiente al V Domingo del Tiempo Ordinario en la Basílica Catedral de Piura.

v-domingo-12Al iniciar su homilía y reflexionando en el mensaje de las lecturas del día, Monseñor Eguren dijo a los presentes: “El conjunto de las lecturas de hoy (ver Is 6, 1-2.3-8; 1 Cor 15, 1-11; y Lc 5, 1-11), nos presentan la vocación de Isaías, de San Pablo y de San Pedro, junto con la de Santiago y Juan, los hijos del Zebedeo. Todos ellos son llamados por pura gratuidad, es decir, por puro amor misericordioso de Dios. Todos ellos tienen en común que son pecadores, y a pesar de su indignidad, el amor del Señor se fija en ellos y los llama. Como enseña el Papa Francisco: «Con sentimiento de amor, los eligió». Al igual que a ellos, y a pesar de ser pecadores e indignos, el Señor nos mira a nosotros en este Año Jubilar con profunda misericordia, y como a Pedro nos dice: «No temas». Les pregunto: En este Año de la Misericordia, ¿percibimos la presencia amorosa de Dios en nuestra propia vida? ¿Sentimos su mirada amorosa y misericordiosa que nos llama, que nos perdona? Si bien somos indignos de su llamada, ¿confiamos como Simón Pedro en su palabra de gracia que es capaz de hacernos personas nuevas, hombres y mujeres santos y capaces de la misión que quiere confiarnos? Jesús toma hoy la iniciativa subiéndose a la barca de tu vida. Déjalo entrar, confía en Él y en su gracia. Como bien exclama San Pablo en la segunda lectura de hoy: «Por la gracia de Dios soy lo que soy». Si la gracia de Jesús fue capaz de transformar a un perseguidor de cristianos en el apóstol de los gentiles, imagínate lo que será capaz de hacer en tí y en mí si la acogemos con fe en nuestras vidas”.

v-domingo-8En otro momento nuestro Pastor exhortó a los presentes a convertirse en pescadores de hombres y salir al mundo a llevar a Cristo a todos los que están alejados de Él: “Isaías después de purificado le dice a Dios: «Aquí estoy, envíame». Y a Simón Pedro le dirá: «No temas, desde ahora serás pescador de hombres». El Señor quiere necesitar de nosotros para reconfortar y consolar a cuantos se sienten abatidos por sus pecados. Quiere necesitar de nosotros para «pescar» a los hombres y mujeres que están alejados de su amor, para restituir en ellos su dignidad de hijos de Dios mediante su misericordia. Que nosotros, que hemos experimentado su amor y su perdón, tengamos hoy la disponibilidad de los apóstoles para que dejándolo todo nos embarquemos en esta misión, más aún en este Año Jubilar. Por un momento pensemos: ¡Cuántos hay en nuestra familia para “pescar” para Cristo! ¡Cuántos más hay en nuestro trabajo, centro de estudios o barrio para llevar al encuentro de vida con el Señor! Que en este Año de la Misericordia logremos que muchos le conozcan y tengan una experiencia de su amor”.

v-domingo-2“Ante el llamado del Señor y frente a la misión de «pescar hombres y mujeres para Él», les pido que no tengamos miedo a reconocer nuestros pecados, a acoger con coraje y pasión nuestra vocación a la santidad en nuestro particular estado de vida, a seguir al Señor abriéndonos a todas las exigencias que ello supone, a vencer nuestra mezquindad, a ser generosos en el apostolado, a despojarnos de toda falsa seguridad humana. El miedo se resuelve en un profundo acto de confianza en Dios: «En la confianza estará vuestra fortaleza» (Is 30, 15). «Dichoso el hombre que ha puesto su confianza en el Señor» (Sal 40, 5). Miremos siempre a Santa María, que Ella nos enseñe a saber fiarnos de la palabra de su Hijo y a nunca tener miedo en la vida cristiana, especialmente en los momentos de prueba y de dolor”, concluyó nuestro Arzobispo.

Al culminar la celebración eucarística Monseñor Eguren invitó a todos los presentes a participar activa y fervorosamente de la Santa Misa e imposición de la  ceniza, el próximo miércoles 10 de febrero, a las 7:30 a.m. en la Basílica Catedral de Piura, la cual marcará el inicio del tiempo de Cuaresma.

v-domingo-3

v-domingo-4

v-domingo-7

domingo 7 febrero, 2016