EL PAPA FRANCISCO LLEGÓ A FILADELFIA PARA EL ENCUENTRO MUNDIAL DE LAS FAMILIAS

22

27 de septiembre de 2015 (Oficina de Prensa/ACI).-Luego de un vuelo de aproximadamente media hora de duración, el avión papal aterrizó en Filadelfia, la “ciudad del amor hermano”, tercera y última etapa de su gira por Estados Unidos. En esta ciudad participará de los principales actos del Encuentro Mundial de las Familias.

2El Papa fue recibido por el Arzobispo de Filadelfia, Charles Chaput –que cumplía ayer 71 años de edad– algunos otros obispos y una serie de autoridades civiles locales. El Pontífice conversó también con una familia que le obsequió un ramo de flores. Antes de subir al pequeño auto fiat en el que salió del aeropuerto, el Papa saludó a la gran cantidad de personas que lo esperaba en el lugar. El Papa pidió detener el auto para saludar con especial afecto a un discapacitado en silla de ruedas que estaba acompañado de varias religiosas.

En esta ciudad participará del Festival de las Familias y de la Misa de Clausura del Encuentro Mundial de las Familias. Como ya ha hecho en otros viajes como el realizado a Bolivia, el Santo Padre también visitará una cárcel.

No se avergüencen nunca de sus tradiciones, exhorta Papa Francisco a inmigrantes hispanos

6

No se avergüencen de sus tradiciones y valores, fue la exhortación que lanzó este sábado el Papa Francisco a la comunidad hispana y otros inmigrantes durante el encuentro sobre libertad religiosa realizado en el Independence National Historical Park de Filadelfia (Estados Unidos).

Este es el lugar donde en 1776 se firmó la declaración de independencia de Estados Unidos. “Aquí fueron proclamadas por primera vez las libertades que definen este país”, afirmó Francisco, quien llegó aproximadamente a las 3:30 p.m. y fue recibido por una familia de Querétaro (México), que portaba unacruz de madera, que fue bendecida por el Papa. La familia aprovechó para pedirle a Francisco que visite México y para entregarle un regalo de parte del Obispo de Querétaro, Mons. Faustino Armendáriz.

21Antes de iniciar su discurso, el Papa oyó las palabras de bienvenida del Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput, quien recordó que uno de los grandes padres fundadores de Estados Unidos, Alexander Hamilton, fue también “uno de nuestros más grandes inmigrantes”. Mons. Chaput señaló que la lección de vida que da Hamilton es que “esta es una nación no de un grupo étnico o clase económica privilegiada”. “Él nos recuerda que los inmigrantes provenientes de todo el mundo renuevan este país en cada generación”, afirmó.

En sus palabras, el Arzobispo también indicó que se un tiempo raro en la historia. “Cuando la Iglesia defiende el matrimonio y la familia, al no nacido y el propósito de la sexualidad humana, es atacada con dureza. Cuando defiende a los trabajadores inmigrantes y las familias rotas por las deportaciones, es atacada de forma tenue. Y sin embargo ella no es ninguna de esas cosas”. Mons. Chaput recordó que la Iglesia es madre y maestra de humanidad y ama a todos hombres “desde la concepción a la muerte natural, siempre, constantemente y en todas partes”.

Libertad religiosa

Por su parte, en su discurso, el Santo Padre recordó que en la fundación de Estados Unidos se proclamó “que todos los hombres y mujeres fueron creados iguales; que están dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, y que los gobiernos existen para proteger y defender esos derechos”.

En ese sentido, Francisco invitó a los ciudadanos de Estados Unidos a recordar siempre su historia, con sus luchas por la abolición de la esclavitud, el voto universal y los derechos laborales; pues “la memoria salva el alma de un pueblo de aquello o de aquellos que quieren dominarlo o utilizarlo para sus intereses”.

15Acto seguido, el Papa expresó su deseo de reflexionar sobre el derecho a la libertad religiosa, “un derecho fundamental que da forma a nuestro modo de interactuar social y personalmente con nuestros vecinos, que tienen creencias religiosas distintas a la nuestra”. El Pontífice recordó que la libertad religiosa “comporta el derecho a adorar a Dios, individualmente y en comunidad”, trascendiendo, por su naturaleza, “los lugares de culto y la esfera privada de los individuos y las familias”. En ese sentido, pidió recordar las atrocidades cometidas el siglo pasado por “sistemas que pretendían construir algún tipo de ‘paraíso terrenal’, dominando pueblos, sometiéndolos a principios aparentemente indiscutibles y negándoles cualquier tipo de derechos”.

“En un mundo en el que diversas formas de tiranía moderna tratan de suprimir la libertad religiosa, o como dije antes, reducirla a una subcultura sin derecho a voz y voto en la plaza pública, o de utilizar la religión como pretexto para el odio y la brutalidad, es necesario que los fieles de las diversas tradiciones religiosas unan sus voces para clamar por la paz, la tolerancia y el respeto a la dignidad y a los derechos de los demás”, expresó. En ese sentido, agradeció “a todos los que, sea cual fuera su religión, han tratado de servir a Dios, al Dios de la paz construyendo ciudades de amor fraterno, cuidando de nuestro prójimo necesitado, defendiendo la dignidad del don divino, del don de la vida en todas sus etapas, defendiendo la causa de los pobres y los inmigrantes”.

Globalización

Saliéndose del discurso oficial, Francisco aprovechó para reflexionar sobre el fenómeno de la globalización. “La globalización no es mala, al contrario, la tendencia a globalizarnos es buena, nos une. Lo que puede ser malo es el modo de hacerlo. Si una globalización pretende igualar a todos como si fuera una esfera, esa globalización destruye la riqueza y la particularidad de cada persona y de cada pueblo”, señaló.

19“Me gusta usar la geometría aquí. Si la globalización es una esfera, donde cada punto es igual equidistante del centro, anula, no es buena. Si la globalización une como un poliedro donde están todos unidos pero cada uno conserva cada uno conserva su propia identidad, hace crecer a un pueblo, da dignidad a todos los hombres y le otorga derecho”, explicó. En ese sentido, el Santo Padre alentó a los inmigrantes a no desanimarse por las dificultades. Además agradeció a quienes les abren las puertas. “Les pido que no olviden que, al igual que los que llegaron aquí antes, ustedes traen muchos dones a esta nación. Por favor, no se avergüencen nunca de sus tradiciones (…). También están llamados a ser ciudadanos responsables y a contribuir como lo hicieron con tanta fortaleza los que vinieron antes a contribuir provechosamente a la vida de las comunidades en que viven”.

12“Pienso, en particular, en la vibrante fe que muchos de ustedes poseen, en el profundo sentido de la vida familiar y los demás valores que han heredado. Al contribuir con sus dones, no solo encontrarán su lugar aquí, sino que ayudarán a renovar la sociedad desde dentro”, afirmó. “Que este País, y cada uno de ustedes, dé gracias continuamente por las muchas bendiciones y libertades que disfrutan. Que puedan defender estos derechos, especialmente la libertad religiosa, que Dios les ha dado. Que Él los bendiga a todos. Y por favor, les pido, que recen un poquito por mí”, expresó el Papa.

A continuación les ofrecemos un link a través del cual podrán acceder al discurso completo del Santo Padre durante su encuentro con inmigrantes en el Independence National Historical Park de Filadelfia:

https://www.aciprensa.com/noticias/encuentro-del-papa-francisco-con-la-comunidad-hispana-y-otros-inmigrantes-45381/

“¿Y tú?, ¿qué vas a hacer?” El desafío del Papa para sacerdotes y religiosas en Filadelfia

17

El Papa Francisco celebró este sábado una Misa con sacerdotes y religiosos en la Catedral de San Pedro y San Pablo, en Filadelfia (Estados Unidos), donde les pidió reflexionar sobre el servicio que realizan a las familias, orar por el Sínodo de la Familia que se realizará en octubre en el Vaticano y desafiar a los jóvenes para que cumplan su parte en la evangelización.

El Santo Padre fue recibido en la Catedral por el Arzobispo de Filadelfia, Mons. Charles Chaput. Esta es la primera actividad del Pontífice en esta ciudad, sede del Encuentro Mundial de las Familias. En ese sentido, durante su homilía pronunciada en español, Francisco pidió de modo especial a sacerdotes y religiosos reflexionar “sobre nuestro servicio a las familias, a las parejas que se preparan para el matrimonio y a nuestros jóvenes”.

“Sé lo mucho que se está haciendo en sus iglesias particulares para responder a las necesidades de las familias y apoyarlas en su camino de fe. Les pido que oren fervientemente por ellas, así como por las deliberaciones del próximo Sínodo sobre la Familia”, añadió el Papa, a cuyo lado se encontraba un cuadro de la Sagrada Familia.

16El Papa destacó que la Iglesia local tiene una historia llena de generaciones de católicos comprometidos “que han salido a las periferias y construido comunidades para el culto, para la educación, para la caridad y el servicio a la sociedad en general”, atendiendo las necesidades materiales y espirituales de pobres, inmigrantes, enfermos y encarcelados. “Todo esto es un gran legado que ustedes han recibido y que están llamados a enriquecer y a transmitir”, afirmó.

En ese sentido, recordó la historia de Santa Catalina Drexel, “una de las grandes santas que esta Iglesia local ha dado” en el siglo XIX, fundadora de las Hermanas del Santísimo Sacramento para los indios y negros, en Santa Fe, Nuevo México, en 1891. “Cuando (ella) le habló al Papa León XIII de las necesidades de las misiones, el Papa –era un Papa muy sabio– le preguntó intencionadamente: ‘¿Y tú?, ¿qué vas a hacer?’. Esas palabras cambiaron la vida de Catalina, porque le recordaron que al final todo cristiano, hombre o mujer, en virtud del bautismo, ha recibido una misión. Cada uno de nosotros tiene que responder lo mejor que pueda al llamado del Señor para edificar su Cuerpo, la Iglesia”, señaló Francisco.

4El Papa explicó que estas palabras “¿Y tú?”, tienen dos aspectos “en el contexto de nuestra misión específica de transmitir la alegría del Evangelio y edificar la Iglesia”, como laicos, sacerdotes o religiosos. Indicó que esta pregunta cambiaron la vida de “una mujer joven con altos ideales”, al hacerle pensar “en el inmenso trabajo que había que hacer y la llevaron a darse cuenta de que estaba siendo llamada a hacer algo al respecto. ¡Cuántos jóvenes en nuestras parroquias y escuelas tienen los mismos ideales!”.

“Les  pregunto, nosotros ¿Los desafiamos? ¿Les damos espacio y les ayudamos a que realicen su cometido? ¿Encontramos el modo de compartir su entusiasmo y sus dones con nuestras comunidades, sobre todo en la práctica de las obras de misericordia y en la preocupación por los demás? ¿Compartimos nuestra propia alegría y entusiasmo en el servicio al Señor?, cuestionó el Papa a las 1.500 personas que llenaron la catedral, entre
religiosos, sacerdotes y laicos.

Francisco indicó que “uno de los grandes desafíos de la Iglesia en este momento es fomentar en todos los fieles el sentido de la responsabilidad personal en la misión de la Iglesia, y capacitarlos para que puedan cumplir con tal responsabilidad como discípulos misioneros, como fermento del Evangelio en nuestro mundo”, algo que requiere creatividad para adaptarse a los cambios, transmitiendo el legado del pasado con estructuras e instituciones que son útiles, pero también “abriéndose a las posibilidades que el Espíritu nos descubre”.

9Asimismo, dijo que es significativo que León XIII dirigiera esas palabras a una mujer laica. “Sabemos que el futuro de la Iglesia, en una sociedad que cambia rápidamente, reclama ya desde ahora una participación de los laicos mucho más activa”, señaló. El Papa indicó que “esto no significa renunciar a la autoridad espiritual que se nos ha confiado; más bien, significa discernir y emplear sabiamente los múltiples dones que el Espíritu derrama sobre la Iglesia. De manera particular, significa valorar la inmensa contribución que las mujeres, laicas y religiosas, han hecho y siguen haciendo a la vida de nuestras comunidades”.

Finalmente, Francisco agradeció a los sacerdotes y religiosos “por la forma en que cada uno de ustedes ha respondido a la pregunta de Jesús que inspiró su propia vocación: ‘¿Y tú?’”; y los animó a renovar “la alegría de ese primer encuentro con Jesús y a sacar de esa alegría renovada fidelidad y fuerza”.

Antes de concluir la Misa, Mons. Chaput agradeció al Papa por venir a Filadelfia, que “ha esperado un largo tiempo por este momento”, y no solo los católicos, sino los cristianos de toda denominación, la comunidad judía y las autoridades locales. “Esta es una ciudad que cambiaría hoy su nombre a ‘Villa Francisco’ sin pudiéramos, sin molestar al resto de Norteamérica. Así, le damos la bienvenida con todos nuestros corazones y una enorme cantidad de entusiasmo y alegría”, expresó.

Asimismo, destacó que la Catedral de San Pedro y San Pablo es el hogar de la Iglesia en Filadelfia, que ha dado “dos de los más grandes santos del país: Santa Catalina Drexel y San John Neumann”; y es el lugar de nacimiento de las primeras escuelas parroquiales en Estados Unidos. Además, esta ciudad tiene “un rico legado de servicio social y educación católica”, afirmó. Finalmente, Mons. Chaput agradeció a Francisco por su apoyo a las familias, al matrimonio, los inmigrantes, los jóvenes y los pobres. Pero sobre todo, “por vivir el Evangelio de Cristo con un espíritu de alegría que ha alcanzado cada corazón en esta catedral”.

A continuación les ofrecemos un link a través del cual podrán acceder a la Homilía completa del Santo Padre durante la Santa Misa celebrada en la Catedral de San Pedro y San Pablo:

https://www.aciprensa.com/noticias/santa-misa-presidida-por-el-papa-francisco-en-la-catedral-de-san-pedro-y-san-pablo-78021/

Familia jordana compartió con Papa Francisco su testimonio con cristianos perseguidos

24

“Somos una minoría, pero somos como la sal, la cual se necesita solo en cantidades pequeñas para ser esencial para la comida”, fueron las palabras que el Papa Francisco escuchó de una familia cristiana venida de Jordania, que compartió su testimonio de fe y servicio con los refugiados que huyen de la violencia y persecución religiosa en Siria e Irak.

Nidal llegó junto a su esposa Nida Joseph y sus dos hijas Faten y Dema al Encuentro Mundial de las Familias que se realiza en Filadelfia (Estados Unidos), en representación de Asia. Ellos trabajan, junto a otras familias y organizaciones cristianas, “con los pobres, los perseguidos a causa de su religión” y los que dejan sus países huyendo de la guerra, sobre todo en Irak y Siria, donde el Estado Islámico (ISIS) inició a mediados del año pasado una cruel persecución contra los cristianos y otras minorías religiosas.

25“Las familias cristianas que actualmente viven en nuestra tierra están llamadas a ser como velas, iluminando contra la oscuridad de la destrucción, las guerras, asesinatos y persecución”, afirmó Nidal, quien contó que junto a su esposa e hijas adolescentes buscan mostrar a los demás “la única verdadera respuesta a los problemas del mundo: Jesucristo”.

En su testimonio, recordó que los cristianos están en Medio Oriente desde hace 2.000 años, durante los cuales han tenido que enfrentar “muchos periodos de fuertes persecuciones”, así como “otros intentos por silenciar la palabra de Jesús”. Sin embargo, “nosotros crecemos juntos, con apoyo y amor, en nuestras familias, iglesias y comunidades. Somos una minoría, pero somos como la sal, la cual se necesita solo en cantidades pequeñas para ser esencial para la comida”.

En ese sentido, dijo que las dificultades que enfrentan los “refugiados cristianos que han llegado a Jordania nos han hecho, como comunidad cristiana jordana, doblar nuestros esfuerzos para darles una mejor ayuda a nuestros hermanos y hermanas, estos refugiados sirios e iraquíes han sacrificado todo excepto su fe”.

“Nos hemos dado cuenta que tenemos una responsabilidad, un llamado especial del Señor para ser sus testigos”, afirmó Nidal, cuya parroquia se encuentra a solo 25 millas de la frontera con Siria.

“Nuestra familia está verdaderamente unida en el amor de Cristo y sabemos que es la fortaleza de su Cuerpo la que nos anima y da el aliento de vida para superar y progresar en este ambiente hostil”.

“Gracias Santo Padre por su maravillosa compasión por aquellos que pasan apuros”, culminó Nidal, quien pidió a Francisco que siga rezando por todos los cristianos perseguidos.

Discurso que el Papa Francisco improvisó en Fiesta de las Familias

5

El Papa Francisco improvisó un magistral discurso en el Festival del Encuentro Mundial de las Familias realizado esta noche en Filadelfia (Estados Unidos). A continuación el texto completo de las palabras del Santo Padre en el B. Franklin Parkway.

Queridas familias:

8Gracias a quienes han dado testimonio. Gracias a quienes nos alegraron con el arte, con la belleza que es el camino para llegar a Dios. La belleza nos lleva a Dios. Y un testimonio verdadero nos lleva a Dios porque Dios también es la verdad, es la belleza y es la verdad. Y un testimonio, dado para servir es bueno, nos hace buenos porque Dios es bondad, nos lleva a Dios.

Todo lo bueno, todo lo verdadero y todo lo bello nos lleva a Dios. Porque Dios es bueno. Dios es bello, Dios es Verdad. Gracias a todos, a los que nos dieron su mensaje y a la presencia de ustedes que también es testimonio. Un verdadero testimonio de que vale la pena en familia, de que una sociedad crece fuerte, crece buena, crece hermosa y crece verdadera si se edifica en la base de la familia.

7Una vez, un chico me preguntó -ustedes saben que los chicos preguntan cosas difíciles- me preguntó: Padre, ¿qué hacía Dios antes de crear el mundo? Les aseguro que me costó contestar y le dije lo que les digo ahora a ustedes: antes de crear el mundo Dios amaba porque Dios es Amor. Pero era tal el amor que tenía en sí mismo, ese amor entre el Padre y el Hijo en el Espíritu Santo. Ese nombre era tan grande, tan desbordante… que esto no sé si es muy teológico pero lo van a entender. Era tan grande que no podía ser egoísta, tenía que salir de sí mismo para tener a quién amar fuera de sí mismo y ahí Dios creó al mundo, ahí Dios hizo esta maravilla en la que vivimos y como estamos un poquito mareados la estamos destruyendo.

Pero lo más lindo que hizo Dios, dice la Biblia, fue la familia. Creó al hombre y a la mujer y  les entregó todo, les entregó el mundo, crezcan, multiplíquense, cultiven la tierra, háganla producir, háganla crecer, todo el amor que hizo en esa creación maravillosa se la entregó a una a una familia. Volvemos atrás un poquito. Todo el amor que Dios tiene en sí, toda la belleza que Dios tiene en sí, toda la verdad que Dios tiene en sí, la entrega a la familia. Una familia es verdaderamente familia cuando es capaz de abrir los brazos y recibir todo ese amor.

13Por supuesto que el paraíso terrenal no está acá, que la vida tiene sus problemas. Que los hombres, por la astucia del demonio, aprendieron a dividirse y todo ese amor que Dios nos dio, casi se pierde. Y al poquito tiempo el primer crimen, el primer fraticidio. Un hermano mata a otro hermano: la guerra. El amor, la belleza y la verdad de Dios y la destrucción de la guerra y entre esas dos posiciones, caminamos nosotros hoy. Nos toca a nosotros, nos toca a nosotros, decidir el camino para andar. Pero volvamos para atrás. Cuando el hombre y su esposa se equivocaron y se alejaron de Dios, Dios no los dejó solos. Tanto el amor, tanto el amor que empezó a caminar con la humanidad, empezó a caminar con su pueblo hasta que llegó el momento maduro  y le dio la muestra  de más grande de amor: su Hijo.

Y a su hijo ¿dónde lo mandó? ¿a un palacio? ¿a una ciudad? ¿a hacer una empresa? Lo mandó a una familia. Dios mandó a su Hijo al mundo en una familia. Dios entró al mundo por una familia y pudo hacerlo porque esa familia era una familia que tenía el corazón abierto al amor, que tenía las puertas abiertas al amor.

14Pensemos en María jovencita. No lo podía creer, ¿cómo puede suceder esto? Y cuando le explicaron obedeció. Pensemos en José lleno de ilusiones, de formar un hogar, se encuentra con esta sorpresa que no entiende. Acepta, obedece y en la obediencia de amor, de esta mujer María y de este hombre José, se da una familia en la que viene Dios. Dios siempre golpea las puertas de los corazones, les gusta hacerlo, le sale de adentro, ¿pero saben lo que más le gusta? Golpear las puertas de las familias, encontrar las familias unidas, encontrar las familias que se quieren encontrar las familias que hacen crecer a sus hijos y los educan y que los llevan adelante y que crean una sociedad de bondad, de verdad y  de belleza.

Estamos en la fiesta de las familias. La familia tiene carta de ciudadanía divina, ¿está claro? La carta de ciudadanía que tiene la familia se la dio Dios para que en su seno creciera cada vez más la verdad, el amor y la belleza. Claro alguno de ustedes me pueden decir: Padre, usted habla así porque es soltero.

20En la familia hay dificultades, en las familias discutimos, en la familia a veces vuelan los platos. En las familias los hijos traen dolores de cabeza. No voy a hablar de las suegras, pero en las familias siempre, siempre hay cruz, siempre. Porque el amor de Dios, el Hijo de Dios, nos abrió también ese camino. Pero en las familias también después de la Cruz hay Resurrección porque el Hijo de Dios nos abrió ese camino. Porque la Familia, perdónenme la palabra, es una  fábrica de esperanza, una fábrica de vida y resurrección, pues Dios fue quien abrió ese camino. Y los hijos, los hijos dan trabajo. Nosotros como hijos dimos trabajo.

A veces en casa veo algunos de mis colaboradores que vienen a trabajar con ojeras. Tienen un bebé de un mes, dos meses, y le pregunto ¿no dormiste? No, lloró toda la noche. En la familia hay dificultades, pero esas dificultades se superan con amor. El odio no supera ninguna dificultad. La división de los corazones no supera ninguna dificultad, solamente el amor es capaz de superar la dificultad, el amor es fiesta, el amor es gozo, el amor es seguir adelante y no quiero seguir hablando porque se hace demasiado largo, pero quisiera marcar dos puntitos de la familia, en los que quisiera que se tuviera un especial cuidado. No solo quisiera tenemos que tener un especial cuidado: los niños y los abuelos.

10Los niños y los jóvenes son el futuro, son la fuerza, los que llevan adelante. Son aquellos en los que ponemos esperanzas. Los abuelos son la memoria de la familia, son los que nos dieron la fe, nos transmitieron la fe. Cuidar a los abuelos y cuidar a los niños es la muestra de amor. No sé si más grande, pero yo diría, más promisoria de la familia, porque promete el futuro. Un pueblo que no sabe cuidar a los niños y un pueblo que no sabe cuidar a los abuelos es un pueblo sin futuro porque no tiene la fuerza y no tiene la memoria que los lleve adelante. Y bueno, la familia es bella, pero cuesta, trae problemas. En la familia a veces hay enemistades, el marido se pelea con la mujer o se miran mal o los hijos con el padre. Les sugiero un consejo: nunca terminen el día sin hacer la paz en la familia.

En una familia no se puede terminar el día en guerra. Que Dios los bendiga, que Dios les dé fuerzas, que Dios los anime a seguir adelante. Cuidemos la familia, defendemos la familia porque ahí se juega nuestro futuro.

Gracias, que Dios los bendiga y recen por mí.

(Saludo final luego de la presentación de Bocelli)

(La gente aclama: “Viva el Papa”)

23Vamos a recibir la bendición y nos volvemos a ver mañana en la Misa, ¿a qué hora es? (Risas de la gente) A las 4:00 de la tarde nos vemos todos, pero antes de dar la bendición vamos a rezar una oración a María y también una invocación a San José para que protejan nuestra familia y nos ayuden a creer que vale la pena luchar por la familia.

Hail Mary [Dios te salve María] San Joseph pray for us (San José, ruega por nosotros) (Repetido tres veces).

Benedicat Vos Omnipotens Deus Pater et Filius et Spiritus Sanctus (La bendición de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre vosotros)

Thank you and until tomorrow (Gracias y hasta mañana)

A continuación compartimos un link en el que podrán acceder al discurso completo que el Santo Padre había preparado pero decidió no leer en el Festival del VIII Encuentro Mundial de las Familias:

https://www.aciprensa.com/noticias/texto-discurso-del-papa-francisco-que-no-leyo-en-el-festival-de-familias-en-filadelfia-88784/

El Papa se reúne con víctimas de abusos: Dios llora por esta vergüenza

18

En palabras improvisadas al inicio de su discurso en el encuentro con los obispos asistentes al Encuentro Mundial de las Familias 2015 en Filadelfia, el Papa Francisco reveló que esta mañana se reunió con víctimas de abuso sexual en Estados Unidos y aseguró que «todos los responsables rendirán cuentas».

Antes de iniciar su discurso ante los obispos, el Pontífice señaló a los Prelados que “acabo de reunirme con un grupo de personas abusadas de niños que son ayudadas y acompañadas aquí en Filadelfia, con un especial cariño por el Arzobispo (de esta arquidiócesis) Mons. Chaput, y nos pareció que tenía que comunicarle esto a ustedes”. “Llevo grabado en mi corazón las historias, el sufrimiento y el dolor de los menores que fueron abusados sexualmente por sacerdotes”, señaló Francisco.

El Santo Padre indicó a los obispos que “continúa abrumándome la vergüenza de que personas que tenían a su cargo el tierno cuidado de esos pequeños es violada y les causaran grandes daños, lo lamento profundamente”.  “Dios llora” por estos abusos, aseguró.

3“Los crímenes y pecados de los abusos sexuales a menores no pueden ser mantenidos en secreto por más tiempo” afirmó y expresó su compromiso de mantener una “celosa vigilancia de la Iglesia para proteger a los menores y prometo que todos los responsables rendirán cuentas”. Francisco destacó que las víctimas de abusos sexuales “se han convertido en verdaderos heraldos, líderes de esperanza y ministros de misericordia”. “Humildemente le debemos a cada uno de ellos y a sus familias nuestra gratitud por su inmenso valor para hacer brillar la luz de Cristo sobre el mal abuso sexual de menores”, señaló.

En un comunicado dado a conocer por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, se informó que el Santo Padre recibió a un grupo de víctimas acompañadas por el Cardenal Sean O’Malley, Arzobispo de Boston y Presidente de la Comisión para la Tutela de los Menores creada por el Papa. “Eran cinco personas adultas: tres mujeres y dos hombres que sufrieron abusos cuando eran menores de edad y cada uno estaba acompañado por un miembro de su familia o alguien que los ayuda”.

El Papa, dice el texto, “les ha dado unas palabras en común y luego ha saludado a cada uno y ha rezado con ellos, ha manifestado su participación de su sufrimiento, su dolor y vergüenza” y ha reiterado su esfuerzo en la lucha “para que todas las víctimas sean escuchadas y tratadas con justicia, los culpables sean castigados y los crímenes de abusos sean combatidos con una eficaz obra de prevención en la Iglesia y la sociedad”. “El encuentro ha durado cerca de media hora y ha terminado con la bendición del Santo Padre”, concluye el comunicado.

A continuación compartimos un link en el que podrán acceder al discurso completo que el Santo Padre dio ante los Obispos Invitados al VIII Encuentro Mundial de las Familias:

https://www.aciprensa.com/noticias/encuentro-del-papa-francisco-con-obispos-invitados-al-encuentro-mundial-de-las-familias-74200/

domingo 27 septiembre, 2015