LA MISERICORDIA TRAE ESPERANZA, ALEGRÍA Y PAZ

Jubileo de los Educadores Católicos

jubileo-odec-3

11 de agosto del 2016 (Oficina de Prensa).- En el marco del Año de la Misericordia la Oficina Diocesana de Educación Católica de Piura (ODEC-Piura), organizó el Jubileo de los Educadores Católicos bajo el lema, “La Escuela que vive el amor, hace un oasis de misericordia y de perdón”. Participaron aproximadamente 500 docentes de educación religiosa de los diferentes niveles educativos, pertenecientes a los diversos colegios que forman parte de la ODEC–Piura. La reunión tuvo lugar en el auditorio del Colegio “Nuestra Señora de Lourdes” y contó con la participación de nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., quien tuvo a su cargo la conferencia inaugural denominada: “El Gran Jubileo: Año de Gracia y Misericordia”.

jubileo-odec-2Luego de manifestar su profunda alegría por la presencia de tantos educadores, nuestro Pastor reflexionó con los presentes en torno al porqué el Santo Padre Francisco nos ha convocado a vivir el Jubileo de la Misericordia: “En primer lugar el Papa está profundamente convencido de que éste es el tiempo oportuno de la misericordia, tiempo en que la Iglesia debe salir al encuentro de tanto dolor para mostrar más que nunca su rostro de madre a una humanidad herida. De otro lado la misericordia es el mensaje central de Jesús, del Evangelio, y el nombre propio de Dios, el rostro con el que él se reveló en la antigua Alianza y plenamente en Jesucristo, la misericordia divina encarnada. Por ello la Iglesia debe manifestar la misericordia de Dios en todo lo que dice y hace. En estos tiempos actuales, marcados por conflictos, tiempos de violencia, de individualismo y egoísmo, se hace necesario vivir la misericordia, porque ésta es un bálsamo que puede sanar las múltiples heridas que tiene el hombre en su vida y en sus relaciones sociales, fruto de su pecado. Como nos lo dice el Papa Francisco: un poco de misericordia cambia al mundo, lo hace menos frío y un poco más justo”.

jubileo-odec-9En otro momento Monseñor Eguren manifestó: “Misericordia significa abrir el corazón al miserable. La misericordia nos lleva a que abracemos con el corazón la miseria, el dolor, la necesidad del otro y la asumamos como propia. Asumir la miseria del otro como propia implica un compromiso afectivo y efectivo con el hermano, dejando de lado el individualismo y el egoísmo que ensombrecen y hacen más fría la vida personal y social. Ser misericordiosos es ser como Jesús, exige dejarnos implicar y herir por el dolor, por la necesidad del hermano. La misericordia es indispensable entre los hombres para que haya hermandad, fraternidad y así surja la Civilización del Amor”.

jubileo-odec-4Finalmente nuestro Pastor dijo: “¿Qué pueden y deben hacer ustedes educadores católicos para vivir este Jubileo? En primer lugar reconocerse necesitados de la misericordia divina, del perdón de Jesús por los propios pecados, y por tanto necesitados del don de la reconciliación que comienza a vivirse acercándose al sacramento de la confesión. En segundo lugar tratar con misericordia a sus alumnos. Esto es atenderlos con paciencia, escucharlos, dedicarles tiempo y acogida; y a través de ellos alcanzar a sus padres para ayudarlos en la educación cristiana de sus hijos. Como recomienda el Papa: acostúmbrenlos a las historias del Evangelio, a las parábolas. Háganles experimentar la misericordia, haciéndoles entender que en la vida uno puede equivocarse pero lo importante es después levantarse. Enséñenles a practicar las obras de misericordia tanto corporales como espirituales, porque la verdadera alegría surge del amar, del darse a los demás”.

Concluidas las conferencias se realizó la peregrinación hacia la Basílica Catedral de Piura donde cada maestro peregrino pudo atravesar la Puerta de la Misericordia, y acercarse al sacramento de la reconciliación, participar de la Santa Misa y así ganar la Indulgencia Plenaria que la Iglesia ofrece de manera especial en este Año Jubilar Extraordinario.

jueves 11 agosto, 2016