ANUNCIEN A JESUCRISTO CON SU PALABRA VALIENTE Y SU EJEMPLO DE VIDA

11 de junio de 2019 (Oficina de Prensa).- 241 jóvenes recibieron el sacramento de la Confirmación de manos de nuestro Arzobispo, durante la Santa Misa celebrada en el coliseo del Colegio Don Bosco de nuestra ciudad. La Eucaristía fue concelebrada por el R.P. Pedro Da Silva Guerra, responsable de la preparación de los confirmandos. Los jóvenes estudiantes pertenecientes a los colegios “Nuestra Señora de Lourdes”, “Sagrado Corazón de Jesús”, “San Gabriel”, “San José de Tarbes”, “Salesiano Don Bosco” y al Oratorio Salesiano “María Auxiliadora”, estuvieron acompañados de sus padres, padrinos, familiares y catequistas.

En su homilía nuestro Pastor les dijo: “El Espíritu Santo que ustedes van a recibir hoy, es quien los conducirá hacia el bien, el amor y la verdad que tienen un rostro y nombre propios: Jesucristo, nuestro Señor. La misión del Espíritu Santo en nuestra vida es la de llevarnos al encuentro con Cristo. A partir de hoy ustedes jóvenes tendrán que ser dóciles a la acción del Espíritu que busca llevarlos a Jesús y en Él a la verdad que los hará libres, al amor que colmará sus vidas de sentido y al bien que hará cosas maravillosas no solamente en sus vidas sino sobre todo en la vida de los demás”.

“Por tu confirmación te comprometes a ser testigo vivo de Jesús con tu palabra y tu ejemplo de vida. El Espíritu del Señor desciende sobre ustedes con sus siete dones, unos más orientados al entendimiento, otros hacia la voluntad y los afectos, para que llenos de ese Espíritu de verdad y amor puedan cumplir con la misión que Cristo les confía en su nombre, que es el anunciar la buena noticia del amor de Dios y la salvación a los hombres. A partir de hoy con tu palabra valiente, pero sobre todo con tu ejemplo de vida cristiana coherente, debes anunciar a Jesucristo”.

“El Espíritu Santo se convertirá ahora en tu guía para en todo amar y servir a Dios en los hermanos. Cada día tenemos muchas ocasiones de hacerlo: por ejemplo, en casa, siendo obediente con tus padres y cooperando en las labores domésticas, o brindándole tu tiempo y compañía a tus abuelos; en el colegio, ayudando a tus compañeros que lo necesitan, evitando hacer burla de ellos, o estudiando con esfuerzo; en el trabajo, haciéndolo honradamente y con responsabilidad para bien de los demás. Se puede amar con acciones sencillas y en pequeños gestos cotidianos. No caigan en la tentación de pensar que nada pueden hacer o que es muy poco lo que pueden lograr”.

martes 11 junio, 2019