EL ESPIRITU SANTO LES AYUDARÁ A AMAR MUCHO MÁS A DIOS Y AL PROJIMO

Arzobispo preside confirmaciones en Catacaos

04 de noviembre de 2018 (Oficina de Prensa).– La mañana de hoy, en la Parroquia “San Juan Bautista” de Catacaos, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa del Domingo XXXI del Tiempo Ordinario, y administró el sacramento de la confirmación a un grupo de 160 jóvenes de la zona, acompañados de sus familiares, amigos y catequistas. Concelebraron la Eucaristía el Párroco R.P. Manuel Castro y el R.P. David Ancajima, Vicario Parroquial.  

Amar según el modelo de Cristo

Reflexionando en el mensaje del Evangelio nuestro Pastor les dijo: “Jesús responde de manera directa y contundente a la pregunta sobre cuál es el mandamiento más importante de todos: «amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con todo tu ser y con toda tu mente». Y es que sin Dios el ser humano se pierde irremediablemente, es incapaz de encontrar el sentido de su vida, de su libertad y de su felicidad. Y además, el Señor va más allá al decir que hay un segundo mandamiento, que consiste en amar al prójimo como a uno mismo. Pero el Evangelio termina con una frase del Señor que nos debe llevar a pensar. Luego que el escriba queda entusiasmado con la respuesta de Jesús, la hace suya y la repite, el Señor le dijo: «no estas lejos del Reino de Dios». Cristo nos recuerda con estas palabras que no basta con saber lo que tenemos que hacer, sino que hay que vivirlo. No basta el entusiasmo, este debe traducirse en acción y hechos concretos. Es en Jesús donde el amor adquiere un rostro y un nombre propio. Él es el amor verdadero. Queridos jóvenes, recuerden lo que San Pablo nos dice: «el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones con el Espíritu Santo que se nos ha dado». El Espíritu es el nexo de amor entre el Padre y el Hijo. Él te ayudará a amar plenamente a Dios y a amar más y mejor a tu prójimo en nombre del Señor. No olvidemos que hemos sido creados por y para el amor, sólo cuando amamos nos encontramos a nosotros mismos, nuestra vida cobra sentido y nos vamos realizando como personas. Es imposible amar al Señor y no al prójimo”.

Sean amigos de Jesús

“Hoy -continuó Monseñor Eguren- recibirán la plenitud de los dones del Espíritu Santo. Él descenderá sobre ustedes como lo hizo en Pentecostés, y los cubrirá con sus siete dones. Tu confirmación no sólo te va a unir más estrechamente a Jesús, sino que te va a unir a Su Iglesia. A partir de hoy, tienes al Espíritu Santo como tu gran aliado para crecer en tu vida de amistad con el Señor. Sé dócil a su acción, Él te ayudará a conocerlo, amarlo y seguirlo más de cerca. No olviden que el Espíritu Santo es la fuente de todo lo bueno que hay en la vida, y donde Él está fluyen la verdad y el amor, crece la unidad, el entendimiento y la fraternidad, todo lo que es puro y lo que es noble. Rechacen siempre el espíritu de este mundo que tantas veces les presenta falsos conceptos de amor como son el tener, el poder y el placer impuro. Resístanse al demonio que sólo quiere esclavizarnos al pecado y que perdamos la vida eterna”.

Sean el cambio que el mundo necesita

“Con su confirmación ustedes se convierten también ahora en cristianos maduros, guiados por el Espíritu. Eso les exige ser miembros vivos de la Iglesia y sobre todo valientes testigos de Cristo. Que ahora, cuando las personas los escuchen hablar y los vean actuar puedan darse cuenta de que Jesús está vivo en ustedes. Siguiendo una vida cristiana seria, no permitan que la llama del amor que el Espíritu Santo derrama hoy sobre ustedes se apague. El Señor te pide que seas el cambio que el mundo necesita, no haciendo cosas extraordinarias, sino siendo buen hijo, un esforzado estudiante, abnegado trabajador, cumpliendo con tus deberes con la mayor santidad, siendo honesto y justo en tu trato con tus hermanos, siendo caritativo especialmente con quienes más sufren: los pobres y necesitados, hablándole de Jesús a los demás sobre todo a otros jóvenes como tú, visitado a los enfermos y llevándoles el consuelo de tu cariño, acompañando a quien está solo. Hay muchas cosas que podemos hacer cada día para iluminar más este mundo, haciendo crecer el amor de Dios”, concluyó Nuestro Arzobispo.

domingo 4 noviembre, 2018