EL CONGRESO EUCARÍSTICO: LUGAR PARA DESCANSAR EN COMPAÑÍA DE JESÚS EL BUEN PASTOR

5

19 de julio de 2015 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la Santa Misa correspondiente al Domingo XVI del Tiempo Ordinario en la Basílica Catedral de Piura ante una gran cantidad de fieles.

3Al iniciar su homilía y reflexionando sobre el mensaje del evangelio, Monseñor Eguren manifestó: “El Evangelio de hoy domingo (ver Mc 6, 30-34) nos presenta a Jesús como el mismo Dios entre nosotros que apacienta con compasión, ternura y misericordia a su pueblo, enseñándole con paciencia. En Él se cumple la profecía de Jeremías (Jer 23, 1-6): “Yo mismo reuniré a mis ovejas”. Jesús se mueve a compasión cuando ve a la multitud que estaba como ovejas sin pastor, y con calma se puso a enseñarles la verdad de Dios y de la persona humana, verdad que llena la vida de sentido, de libertad y de alegría. Asimismo al comienzo del Evangelio de hoy se nos cuenta que con cariño Jesús estaba llevando a sus discípulos a un lugar tranquilo para que descansaran luego del arduo trabajo apostólico”.

1“Dentro de pocas semanas – agregó nuestro Pastor – viviremos en Piura el gran acontecimiento de gracia que es el X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano. Como hace dos mil años atrás, Jesús te invita, nos invita, a ir con Él a un lugar tranquilo donde podamos descansar. Ese lugar es el Congreso Eucarístico. Hermanos: El verdadero descanso es el del corazón y no sólo el del cuerpo, y éste sólo se alcanza en el Señor. Como San Juan apóstol en la Última Cena, reclinemos nuestra cabeza en el  Sagrado Corazón de Jesús que está presente en la Eucaristía. Hagamos del Congreso Eucarístico una ocasión maravillosa para encontrar y descansar en el Señor, y como la multitud del Evangelio de hoy, busquémosle también nosotros esos días santos para encontrarle vivo y actuante en el misterio de su Cuerpo y de su Sangre; vivo y actuante en el misterio de Su Iglesia. Él se interesa por nosotros por eso busquémosle y descarguemos en Él nuestras alegrías y penas, nuestra acción de gracias y nuestra súplica de perdón, así como nuestras peticiones por nuestras necesidades. Así como ayer, Él nos acogerá hoy con calma y compasión, con ternura y misericordia”.

2Al concluir su homilía Monseñor Eguren exhortó a todos los presentes a vivir plenamente este gran acontecimiento de fe: “De igual forma, que el Congreso Eucarístico sea una ocasión preciosa para hacer silencio interior y escuchar al Pastor de nuestras almas, el Señor Jesús, quien a través de los nuevos Pastores que ha suscitado, nos enseñará con calma el camino de la felicidad, de la libertad, de la vida, de la verdad y del amor. Que María Santísima, la Divina Pastora, nos guíe cada uno de los días santos del Congreso Eucarístico al encuentro de vida con su Divino Hijo, y que ello nos impulse a ser compasivos, misericordiosos y serviciales con nuestros hermanos”.

domingo 19 julio, 2015