EL BUEN PASTOR NOS AMA

¿LE AMAS TÚ MÁS QUE A TU PROPIA VIDA?

Interior 1

27 de abril (Oficina de Prensa).- Ayer en la Basílica Catedral de nuestra ciudad, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura presidió la Santa Misa del Cuarto Domingo de Pascua, conocido como el Domingo del Buen Pastor.

Interior 2 CORREGIDADurante su homilía nuestro Arzobispo se refirió a la situación de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en nuestros días: “Todos somos conscientes de la necesidad que hay en la Iglesia y en nuestra Arquidiócesis de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Sin ellas se hace imposible la enorme tarea de construir comunidades cristianas que se reúnan con gozo en la celebración dominical, frecuenten los sacramentos, fomenten la vida espiritual, transmitan y cultiven la fe, den testimonio de firme esperanza y practiquen siempre la caridad. Por ello recordando la recomendación de Jesús: «La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies» (Mt 9, 37), los invito a una perseverante campaña de oración por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, ya que donde se ora con fervor por ellas, las vocaciones florecen. Pidamos también por el Papa, los obispos y sacerdotes de todo el mundo. Para que seamos pastores según el corazón del único Buen Pastor: el Señor Jesús”.

Más adelante nuestro Pastor dijo: “Estoy convencido que el Señor Jesús sigue llamando hoy en día a un gran número de personas al sacerdocio y a la vida consagrada, y que por tanto no hay crisis de vocaciones sino más  bien de respuesta a la vocación. El problema no está en el amor de Dios que es fiel y perseverante, sino en la persona humana que no escucha y se muestra reticente al llamado del Señor en su vida, o que escuchando tiene miedo de darle su sí generoso al Señor”.

Interior 3 CORREGIDA“Las vocaciones florecerán – continuó diciendo Monseñor Eguren – si las familias cumplen con su misión de ser los primeros “seminarios”, es decir semilleros de la fe. Ahí donde hay una familia cristiana brotan las vocaciones. Ahí donde los padres asumen la misión de transmitirles la fe a sus hijos y de mostrarles la belleza de la vida cristiana, surgen las vocaciones. Ahí donde papá y mamá saben incorporar a sus hijos a la gran familia de los hijos de Dios que es la Iglesia, afloran las vocaciones. Queridos padres: No sean rivales de Dios. Los hijos son un don, no una propiedad. Vuestra misión con ellos es ayudarlos a que busquen el Plan de Dios en sus vidas y alentarlos a que se adhieran al designio divino que es el único camino de auténtica libertad, felicidad y realización para sus hijos.”

Nuestro Arzobispo también se dirigió, de manera especial, a los jóvenes presentes: “Queridos jóvenes: busquen el Plan de Dios en sus vidas. El Señor no es caprichoso, impositivo y arbitrario como nosotros. Sus planes son la expresión de su infinita sabiduría y amor para con cada uno de nosotros. Sólo buscando y después entregándose a las exigencias del designio divino serán auténticamente felices. Busquen y cuando encuentren no tengan miedo de darle al Señor un sí generoso y total. La entrega a Él hace la vida más verdadera, libre, bella, auténtica”.

Oración por los hermanos en la fe perseguidos Oriente Medio, África y Asia.

Interior 4 MODIFICADOFinalizando su homilía, Monseñor Eguren reflexionó sobre la lectura del Evangelio del día (Ver Jn. 10,11-18) e hizo un pedido especial de oración por nuestros hermanos en la fe que son perseguidos alrededor del mundo: “Hoy el Evangelio nos presenta a Jesús como el Buen Pastor que da la vida por sus ovejas y también como el único Pastor…Él es Buen Pastor porque ama a las ovejas; pero también porque las ovejas lo reconocen y lo aman a Él más que a su propia vida, estando dispuestas a morir por Jesús antes que renegar de Él. Este es el caso de miles de hermanos en la fe que hoy en día en Oriente Medio, África y Asia, testimonian con su martirio su amor por el Buen Pastor. No seamos indiferentes a su testimonio martirial. Recemos por nuestros hermanos hoy perseguidos por el simple “crimen” de confesar que Jesús es el Buen Pastor y que ellos son ovejas de su rebaño. Hagamos que los demás conozcan de su drama y sufrimiento. Basta de silencio cómplice y de indiferencia”.

martes 28 abril, 2015