“EL AMOR TODO LO PUEDE”

Se inicia programa de formación en la virtud de la castidad en los Colegios Parroquiales de nuestra Arquidiócesis

castidad3

21 de junio de 2016 (Oficina de Prensa).- El Área de Formación del Consorcio Arquidiocesano de Colegios Parroquiales de Piura (CACPAP) ha iniciado por quinto año consecutivo el programa tutorial de formación en la virtud de la castidad denominado “El amor todo lo puede” el cual está dirigido a alumnos de 3º de secundaria de nuestros colegios parroquiales.

castidad1El equipo responsable integrado por educadores, psicólogos, encargados de pastoral y profesores quienes ofrecerán 5 sesiones formativas a los cerca de 490 alumnos de entre todos los colegios parroquiales que participan del programa junto a sus padres; este innovador programa ha venido enriqueciéndose a lo largo de estos años y abarcaba ponencias, dinámicas, análisis de videos y trabajos en grupo buscando reflexionar en los conocimientos y vivencias de la virtud de la castidad en medio de una sociedad tan sensualizada, otro de los objetivos del programa es que los alumnos aprendan a tomar la decisión de ejercitar rectamente su libertad, a partir de una conciencia clara y responsable de sí mismos y de sus actos, mirando con sentido crítico la realidad; para que así enfrentar y tomar las decisiones correctas en las diversas situaciones que les presente la vida.

castidad4Para lograrlo es importante que se entienda que la castidad es una integración lograda de la sexualidad en la persona, es vivir el amor y la pureza verdadera de acuerdo a las enseñanzas de Jesús y de la Iglesia, con ello lograremos valorar y respetar la dignidad de las demás personas, ser castos en nuestros pensamientos, sentimientos y acciones, asimismo comprender que ello implica constancia, valentía y fortaleza, pero además solo podremos lograrlo con la gracia que nos da Cristo y María Santísima en especial a través del sacramento de la Confesión y la Eucaristía, ya que en ellos encontraremos la fuerza para superar las tentaciones y perseverar en nuestros buenos propósitos, todo ello implica un aprendizaje del dominio de sí, que es una pedagogía de la libertad humana.

castidad-5Otro aspecto significativo de busca lograr a través de la realización de este programa es que los alumnos puedan iniciar el proceso de descubrir su vocación personal centrándose en el vivir plenamente su castidad y partiendo del principio de que todo bautizado es llamado a la castidad según su estado de vida particular, a unos en la virginidad o en el celibato consagrado dedicándose al servicio a Dios con corazón indiviso; y a las personas casadas que son llamadas a vivir la castidad conyugal, los jóvenes, los novios y los no casados o casadas a vivir la continencia. Esto en consonancia con la premisa de que la castidad supone el respeto de los derechos de la persona, en particular, el de recibir una información y una educación que respeten las dimensiones morales y espirituales de la vida humana.

lunes 20 junio, 2016