DIRECTORA DEL ARCHIVO ARZOBISPAL ACLARA PUNTOS SOBRE EL ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DE NUESTRA CIUDAD

07 de agosto de 2018 (Oficina de Prensa).- A puertas de celebrar el 486º Aniversario de nuestra ciudad, la historiadora Yanina Correa, Directora del Archivo Arzobispal de Piura, nos concede una entrevista a lo largo de la cual buscamos esclarecer las dudas que aún persisten sobre la fundación de nuestra ciudad y sus posteriores traslados.

¿Qué nos puede decir de la fundación de San Miguel de Piura, primera ciudad española de Sudamérica?

Antes de nada hay que aclarar que nuestra ciudad no es la primera de Sudamérica (en las costas caribeñas de Venezuela y Colombia hay ciudades españolas más antiguas), sino que es la primera de la costa del Pacífico Sur. Por otra parte, el nombre original de nuestra ciudad es San Miguel –a secas- sin ningún topónimo.

¿Dónde y cuándo fue fundada la ciudad?

La ciudad de San Miguel fue fundada por Francisco Pizarro en 1532 en los predios del curaca de Tangarará, el cual –dicho sea de paso-, se ubicaba originalmente en Paita, a orillas del mar. Permanecieron allí sólo dos años, para ser luego continuamente trasladada hasta llegar a su ubicación actual en 1588.

¿Tangarará en Paita y no en Sullana?

Así es. Son varias las crónicas que indican su cercanía al mar, se habla del Puerto de Tangarará y que al haber sido fundada la ciudad de San Miguel en ese lugar, serviría de apoyo a las embarcaciones que arribaban a él. Esta situación varió a partir de 1572 cuando el Virrey Francisco de Toledo, tal como lo explica el historiador Alejandro Diez Hurtado, aplicando el sistema de Reducciones, encargó al Visitador Bernardino de Loayza trasladar a las poblaciones aborígenes dispersas de Amotape, Marcavelica, Lachira, Pariña y Tangarará al valle de Catacaos donde permanecieron hasta mediados del s. XVII. A partir de entonces Tangarará volvió al valle del Chira pero en su ubicación actual, convertida en hacienda.

Ha indicado que la ciudad de San Miguel pasó por varias locaciones hasta llegar a su emplazamiento actual. Tangarará indica que son fundaciones distintas y que ellos cumplen este año 486 años y Piura sólo 430, ¿Qué dice al respecto?

Antes de nada hay que distinguir la ciudad española –San Miguel- del lugar en el que se ubicaba (Tangarará, Piura, Paita). Cuando la ciudad era trasladada, el  emplazamiento  anterior recuperaba su nombre original y dejaba de ser sede de la ciudad, de ese modo Tangarará volvió a llamarse así cuando San Miguel pasó al valle del Piura (Morropón) y éste a su vez se llamó Piura la Vieja cuando la ciudad de San Miguel fue reubicada en Paita. Por esta razón, es la ciudad de San Miguel la que cumple 486 años, la misma que después de pasar por diversos emplazamientos se estableció en su actual ubicación desde 1588. Por su parte, el poblado tallán de Tangarará es mucho más antiguo porque recordemos que sobre él se fundó la ciudad de San Miguel en 1532, aunque -como ya hemos indicado- en un lugar distinto al que hoy ocupa. Sobre la confusión que lleva pensar a algunos que son dos ciudades distintas, esta se debe  que en el Acta del último traslado de 1588 se usa del verbo “Fundar” que hoy consideramos como sinónimo de crear algo nuevo. Hay que considerar que nuestro idioma es una lengua viva y como tal, puede variar el significado de sus palabras a través del tiempo, por eso, para entender el acta de 1588 debemos recurrir al diccionario más antiguo de la lengua castellana publicado en 1611 por Sebastián de Cobarruvias, donde se indica que el verbo fundar es sinónimo de “cimentar, establecer”, y sólo el sustantivo “Fundación” es el que significa origen y principio. Con estas acepciones se debe entender el acta de 1588, y ese sentido se reafirma cuando al leerla en su totalidad se indica que la ciudad conserva las mismas prerrogativas que tuvo en su fundación original. Por lo tanto, es la misma ciudad de San Miguel, pero en una ubicación distinta.

¿Y qué nos dice sobre los traslados de la ciudad?

A lo largo de la historia de nuestra ciudad, ésta se ha establecido en diferentes emplazamientos, uniendo los más variados paisajes de nuestra Región, siendo los principales:

  • San Miguel fundada por Francisco Pizarro en 1532 en los predios del curaca de Tangarará, permaneció allí sólo dos años.
  • San Miguel de Piura, trasladada por Diego de Almagro hacia 1534, cuyos restos aún se encuentran en Morropón y se les conoce como “Piura la Vieja”.
  • San Francisco de la Buena Esperanza de Paita, reubicada por el Virrey Francisco de Toledo hacia mediados de la década de 1570, unificando a la escasa población que encontró en el valle del Piura con la población del Puerto.
  • San Miguel del Villar -actual emplazamiento-, trasladada y reedificada por el Capitán Juan de Cadalzo y Salazar con autorización del Virrey Fernando de Torres y Portugal Conde del Villar Dompardo, el 15 de agosto de 1588, tras el incendio del puerto provocado por el corsario inglés Thomas Cavendish el año anterior, en el que se perdió toda la documentación de la ciudad. Inicialmente, este último y definitivo traslado de nuestra ciudad, tomó el nombre del Virrey que lo autorizó, pero pronto recuperó la nominación de San Miguel de Piura con la que se sentía más identificada y que había quedado en desuso desde que la ciudad había sido trasladada al puerto de Paita.

martes 7 agosto, 2018