“DIOS TE HA LLAMADO A LA VIDA, A LA FE, Y A SER DISCÍPULO SUYO”

2000 Jóvenes participaron del Encuentro Jubilar de la Vicaría Foránea de Sullana

2

15 de julio de 2015 (Oficina de Prensa).- En lo que fue una gran celebración de la fe, días atrás se llevó a cabo el Encuentro Jubilar de Jóvenes de la Vicaría de Sullana, en el Coliseo del Colegio “Las Capullanas”, que reunió a más de 2000 jóvenes entusiastas, provenientes de las diferentes parroquias y movimientos eclesiales de la Vicaría Foránea de Sullana, para reflexionar sobre la importancia de responder a llamada de Dios: “Señor, ¿qué he de hacer para tener vida eterna?”.

5Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., tuvo a su cargo el desarrollo del tema principal del Encuentro. En todo momento los jóvenes mostraron gran interés y prestaron mucha atención a las palabras de nuestro Arzobispo. “La vocación – les dijo Monseñor Eguren – te ayuda a realizarte de manera plena en la vida, porque cuando uno descubre la propia vocación y la acoge, en el fondo responde al verdadero sentido de su vida. ¿Quién soy?, ¿para qué existo?, ¿cuál es el propósito de mi vida?, ¿para que me ha creado Dios?, ¿qué he de hacer para ser feliz?, son algunas de las preguntas más importantes de la vida, de la propia identidad y misión, a las cuáles responde la vocación”.

4Al hablar de la vocación o la llamada de Dios – continuó nuestro Pastor – hemos de considerar tres momentos. El primero es la llamada a la existencia. La vida es un don del amor de Dios que quiere compartir su vida y su ser con nosotros. Cada persona ha sido creada a imagen y semejanza de Dios, está hecha para vivir el amor y la comunión con Él y con los hermanos humanos, aquí mientras peregrinamos por este mundo y luego en el cielo por toda la eternidad. El segundo momento es la llamada a la vida cristiana, don que hemos recibido el día de nuestro bautismo. Desde entonces el Señor nos invita a ser sus discípulos y a configurar nuestra vida con la suya, el hombre nuevo y perfecto, pues es Él quien nos muestra el camino hacia la verdadera vida y el verdadero amor al que estamos llamados. Así, mientras más crezca esa vida de Jesús en mí, más libre, más pleno y feliz voy a ser. Y Jesús nos ha dejado en la Iglesia todos los medios necesarios para hacer crecer y fructificar nuestra fe: la Eucaristía y los demás sacramentos, la oración, la meditación de su Palabra viva y eficaz, el amor filial a Santa María, la formación 3cristiana y la catequesis permanente, la comunidad, el apostolado, entre otros. Finalmente en tercer lugar, cada uno es llamado por Dios a vivir el amor y la comunión de una manera particular a través de un estado de vida concreto: sea el sacerdocio, la vida consagrada o el matrimonio. Es el camino específico por el cual vamos a ser felices. Y Dios que nos ama y nos conoce mejor que nadie, nos lo quiere mostrar. Sólo encontraremos ese camino particular viviendo cada día una vida cristiana sincera, autentica y responsable. Es cierto también que Dios respeta siempre nuestra decisión libre, y si no queremos abrirle la puerta de nuestro corazón Él no va a imponerse. Pero, jóvenes, no tengamos miedo de darle un Sí generoso al Señor, pues de la respuesta a la propia vocación depende nuestra felicidad aquí y en la eternidad. Por ello sigamos el ejemplo de la Virgen María, Ella nos muestra cómo hemos de responder: no titubea, no se acobarda, es una mujer madura a pesar de su juventud y le dice al ángel “aquí está la sierva del Señor, hágase en mí según tu voluntad”. Se trata de una respuesta pronta e inmediata, dejando sus propios planes para abandonarse a lo que Dios quiere de ella, porque tiene la plena confianza de que aquello que le pide Dios es su vocación y misión”, concluyó nuestro Arzobispo.

1Al finalizar sus palabras Monseñor Eguren invitó a todos los jóvenes a participar del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano que se realizará del 13 al 16 de agosto próximo en San Miguel de Piura, para adorar juntos a Jesús Eucaristía y manifestar el gozo que significa formar parte de la Iglesia y seguir a Cristo. Asimismo los exhortó a que recen por los preparativos de este importante evento eclesial y a que su participación numerosa sea expresión de la vitalidad de la Iglesia, del rostro joven de la Iglesia que encierra y lleva en sí la esperanza de la humanidad de hoy y de mañana.

miércoles 15 julio, 2015