“DIOS NACIÓ EN UNA FAMILIA”

En Navidad fiesta de la Sagrada Familia

a15

27 de diciembre de 2015 (Oficina de Prensa).- En el marco del “Jubileo de las Familias” en este Año Extraordinario de la Misericordia, nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la Santa Misa en la Basílica Catedral de Piura con ocasión de la Fiesta de la Sagrada Familia. Participaron un gran número de familias las cuales cruzaron con alegría e ilusión el umbral de la “Puerta Santa” de la Catedral piurana para ganar el don de la indulgencia jubilar y así fortalecer su unión en el amor.

a2Al iniciar su homilía nuestro Pastor se refirió a la importancia de la Familia como ejemplo de amor y símbolo de donación: “En esta octava y tiempo de Navidad celebramos a Jesús, María y José, a la Sagrada Familia de Nazaret. Dios nació en una familia como todos nosotros. Así como el nacimiento de un niño es un acontecimiento familiar y un niño es siempre un don de Dios para sus padres, así Jesús, Dios encarnado, fue un regalo para su Madre María y para su padre custodio San José. La fiesta de la Sagrada Familia nos recuerda entonces que verdaderamente Dios se ha hecho hombre. Que Jesús es realmente el Emanuel: el Dios-con-nosotros”.

Nada reemplaza al bien de la familia

a3Durante su homilía Monseñor Eguren resaltó que la Familia es el núcleo de la sociedad y se encuentra cimentada en la unión entre un hombre y una mujer, Monseñor Eguren enfatizó que: “La fiesta de hoy también quiere recordarnos que la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer es la célula vital y el pilar de la sociedad. Esta verdad natural vale en todo el mundo, cristiano o no cristiano, creyente o no creyente. La familia es un bien necesario para todos los pueblos, un fundamento indispensable para la sociedad y ciertamente un gran tesoro para los esposos durante toda su vida. Es un bien insustituible para los hijos que han de ser fruto del amor, de la donación total y generosa de los padres. Es en la familia donde aprendemos a dar y a recibir amor, y a relacionarnos en comunión amorosa con los demás. La familia es el ámbito natural para el nacimiento y educación de los hijos, y en el caso de la familia cristiana, el lugar donde además de la vida natural, los padres trasmiten su fe a sus hijos, bautizándolos y educándolos como buenos cristianos. Nada puede reemplazar a la familia y por eso es preciso defenderla, ayudarla y valorarla y no debilitarla aprobando tipo de uniones entre personas del mismo sexo o con la convivencia”.

a8Reflexionando en el mensaje del evangelio del día, nuestro Arzobispo hablo de la figura de María como ejemplo de creyente y de confianza en Dios: “El relato evangélico de hoy (ver Lc 2, 41-52) nos revela que Jesús a pesar de sus 12 años tiene perfecta conciencia de ser el Hijo de Dios que ha venido a realizar el plan de salvación sobre la humanidad. ¿Qué es lo que María y José no comprenden? Ellos saben perfectamente que Jesús es el Hijo del Altísimo. Lo que inicialmente no comprenden es que el plan de salvación se realizará por medio de la Cruz. María lo irá comprendiendo con el tiempo porque Ella es la creyente por excelencia que conservaba cuidadosamente todas las cosas en su corazón”.

Oremos por los niños y niñas abortados en el año 2015

a12Posteriormente nuestro Arzobispo elevó una oración especial por aquellos inocentes que han sido abortados este año: “Recemos también el día de hoy, cercana la fiesta de los Santos Mártires Inocentes, por todos los niños abortados en el mundo entero pero especialmente en Piura y Tumbes. En cada ser humano en cualquier etapa y condición de su vida resplandece un reflejo de la misma realidad de Dios, por eso la vida humana desde la concepción tiene un carácter sagrado e inviolable. El aborto no es y no puede ser un derecho humano, es todo lo contrario, y además es una profundísima herida social. Mi oración va hoy por los niños y niñas abortados, es decir asesinados. Los encomiendo a la misericordia de Dios Padre para que los tenga junto a Él. Pido para que el mal del aborto no sea ni despenalizado ni legalizado en el Perú.

a5Finalmente Nuestro Arzobispo también dirigió firmes y claras palabras a quienes promueven el aborto en nuestra sociedad hoy, pidiéndoles que se arrepientan y obtendrán la misericordia de Dios: “Rezo también por los nuevos herodes que no vacilan en arrodillarse ante el dios dinero e invocando una falsa promoción de la mujer y de su dignidad promueven hoy en día el aborto. Rezo al Señor por su conversión y arrepentimiento. Rezo por las mujeres que tienen por delante la tentación de abortar y les imploro que no lo hagan. No hay razón alguna que justifique la supresión de una vida humana, sea ésta de índole económica, social o personal. La vida que es obra de Dios, no se debe negar a nadie, en especial al más indefenso y pequeño de todos que es el niño por nacer, mucho menos cuando tiene graves discapacidades. Finalmente a las que hayan abortado les digo que siempre está el perdón de Dios, más que nunca ahora en este Año de la Misericordia, ya que todos los sacerdotes tienen la facultad de absolver este pecado y así sanar para siempre está herida profunda del corazón. A ustedes les digo: acérquense a confesarse”.

a10

a11

a16

a17

a4

a9

a18

domingo 27 diciembre, 2015