DIACONÍA PARA LA JUSTICIA Y LA PAZ DEL ARZOBISPADO DE PIURA CONTINÚA LLEVANDO AYUDA A CENTROS PENITENCIARIOS DE PIURA Y SULLANA

21 de agosto de 2020 (Oficina de Prensa).- Siguiendo el pedido de nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., la Diaconía para la Justicia y la Paz del Arzobispado de Piura y la Pastoral Carcelaria Arquidiocesana, continúa con su intenso apoyo a nuestros hermanos encarcelados en el “Centro Penitenciario de Mujeres” de Sullana, “Centro Penitenciario de Varones – Ex Río Seco” y “Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación Almirante Miguel Grau” de Piura. Desde inicios de año y hasta el momento se han hecho entrega de más de 3 toneladas de víveres y alimentos de primera necesidad; más de un millar de kits conteniendo útiles de aseo personal como jabón de tocador, pasta dental, cepillo, papel higiénico, desodorante, champú, detergente y jabón para lavar ropa, tan necesarios en estos tiempos de pandemia, donde una adecuada higiene es fundamental para evitar el aumento de los contagios; también se ha hecho entrega de ropa y calzado, balones de oxígeno; botellas de lejía y frascos de alcohol en gel; tachos especiales para almacenamiento de agua; rollos de plástico especial para aislar ambientes; mochilas de fumigación y hasta una carpa gigante para la implementación de un hospital de campaña al interior del penal de varones.

Nueva entrega de ayuda

La semana pasada, el Ing. Otón García Jave, Secretario Ejecutivo de la Diaconía para la Justicia y la Paz del Arzobispado de Piura, hizo entrega al Sr. Genaro Escamilo Gómez, Director del “Centro Penitenciario de Varones – Ex Río Seco”, una nueva e importate donación, que ha sido posible gracias al generoso apoyo de los miembros de la Corte Superior de Justicia de Piura y de otros donantes. En esta ocasión la donación ha consistido principalmente en cajas de mascarillas faciales KN-95 para protegerse del Coronavirus; glucómetros, lancetas y tiras reactivas para el adecuado control de los internos diabéticos; pantoscopios para el examen de ojos, oídos, nariz y laringe; así como instrumental quirúrgico para mejorar la implementación del Tópico del Penal. También se hizo entrega de una laptop para el uso del Centro de Convivencia Carcelaria; bolsas de detergente para la limpieza y desinfección de las áreas comunes y rollos de malla metálica galvanizada que serán utilizados en las mini granjas de cuyes que tienen los internos, proyecto de crianza que promueve la Diaconía, como parte del proceso de reinserción social de los internos.

Como nos lo recuerda constantemente nuestro Arzobispo, nuestros hermanos encarcelados podrán estar privados de su libertad, pero ello no significa que están privados de su dignidad, aquella que les viene de ser hijos de Dios y haber sido salvados por la Cruz de Cristo. Tampoco están privados de su esperanza en un presente y futuro mejor para ellos y sus familias. Por este motivo la Iglesia está siempre cerca de ellos con su oración y solidaridad, trabajando para que tengan mejores condiciones de vida y sus procesos judiciales no sufran retrasos innecesarios.

No dejemos de orar por la salud de nuestros hermanos internos y por aquellos que ya han fallecido. La ayuda entregada todavía es insuficiente y se requiere de más apoyo. El Penal de Varones, construido para albergar inicialmente a 1,000 internos tiene hoy en día una población de cerca de 4,000 personas, y el Penal de Mujeres construido para albergar inicialmente a 60 internas tiene hoy una población penitenciaria de más de 150 mujeres. El hacinamiento de nuestras cárceles hace imprescindible, en estos tiempos de pandemia, dotar de más medios de higiene a estos centros penitenciarios, así como de mascarillas de protección y desinfectantes, sobre todo de lejía.      

COLABOREMOS Y APOYEMOS A NUESTROS HERMANOS Y HERMANAS INTERNOS

Todos podemos apoyar con generosidad a nuestros hermanos internos a través de cualquier donación en efectivo que puedas hacernos llegar por pequeña que esta sea.

También se reciben donaciones en especies o bienes.

Además, puedes coordinar la entrega de tu donativo llamando o escribiendo al WhatsApp del número 988-472-845, o a través del Facebook de la Diaconía (Aquí) o al correo electrónico: diaconiajusticiaypaz@gmail.com

viernes 21 agosto, 2020