“DÉJATE CONQUISTAR POR LA MIRADA DE AMOR DE JESÚS”

3

11 de octubre de 2015 (Oficina de Prensa).- El día de hoy, Domingo 28º del Tiempo Ordinario, Mons. José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., celebró la Santa Misa en la Basílica Catedral de Piura, ante una gran cantidad de fieles reunidos.

5Al inicio de su homilía y reflexionando en el mensaje del evangelio del día (ver Mc. 10-17) nuestro Arzobispo dijo a los presentes: “En el Evangelio de hoy (ver Mc 10,17-30) se nos dice que Jesús miró con amor al joven rico. Meditando en este pasaje bíblico no puedo dejar de pensar en la mirada del Señor Cautivo de Ayabaca, Patrón de Piura, cuya fiesta nos aprestamos a celebrar. Su mirada no es severa sino tierna y compasiva, llena de amor misericordioso por cada uno de nosotros. A diferencia del joven rico del evangelio de hoy, dejémonos traspasar por esa mirada, dejémonos conquistar por esa mirada de amor. Abrámosle el corazón a Jesús, ya que Él y sólo Él es portador de la verdadera alegría, la que llena la vida de luz y esperanza, y se proyecta a la eternidad”.

“La escena evangélica de hoy – continuó diciendo nuestro Pastor – es todo un llamado a un serio examen de conciencia: ¿Amo realmente a Jesús? ¿Es Jesús el amor de mi vida? ¿Ocupa Él el primer lugar en mi corazón? ¿Soy pobre de espíritu? Son preguntas muy serias que no hay que tomar a la ligera porque de la respuesta que demos a ellas dependerá nuestra felicidad y salvación eterna”.

2Más adelante Monseñor Eguren se refirió a la actitud que debemos tener ante el llamado del Señor: “Queridos hermanos y de manera especial me dirijo a los jóvenes: el problema del joven rico es su apego a los bienes, su mundanidad. Por eso ante la propuesta de Jesús que respeta su libertad, se fue triste y sumió su vida en la tristeza. Su corazón no era libre, estaba apegado a su dinero. Además se amaba a sí mismo más que a los demás. No sólo no estaba dispuesto a seguir a Cristo sino que tampoco estaba dispuesto a compartir sus bienes con los pobres. No sólo era tan necio para comprender que el Señor le ofrecía mucho más que todo su oro y su plata, sino que además era egoísta, tenía el corazón endurecido frente a las necesidades de los demás. ¿Es esta también nuestra triste historia? Espero que no. Querido Joven: déjate conquistar por la mirada de Jesús, ten el coraje de dejarlo todo y seguir a Jesús, se consciente que el Señor es el único capaz de saciar esa hambre de plenitud que tiene tu corazón y darte la felicidad que tanto anhelas. Ahí están María y los Santos para confirmarte con el ejemplo de sus vidas esta verdad”.

4Al concluir su homilía nuestro Arzobispo reiteró el pedido que realizara semanas atrás: “En este mes de octubre, mes de penitencia, de conversión, de rogativas, recemos con intensidad al Señor por medio de la Virgen Santísima para que Él que es creador de cielo y tierra, aleje de nosotros el peligro de un Fenómeno del Niño extraordinario. Con nuestra oración diaria y perseverante a Jesús, a la Virgen, al Señor Cautivo, al Señor de los Milagros que es el mismo Jesús, roguemos por esta intención. Ciertamente tenemos que tomar las precauciones y las medidas preventivas, pero pidamos al Señor que nos dé un tiempo sereno, con el agua necesaria y suficiente sin que tengamos estas lluvias devastadoras que siembran muerte y destrucción”.

domingo 11 octubre, 2015