“CON CRISTO TODO, SIN CRISTO NADA”

Santa Misa por el XX Aniversario del primer retiro del Movimiento Juan XXIII en Piura

juan-XXIII-2

06 de julio de 2016 (Oficina de Prensa).- En un clima de profunda alegría, miembros de las comunidades del Movimiento de Retiros Parroquiales Juan XXIII de Piura, tuvieron un emotivo encuentro con nuestro Arzobispo, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., colmando la Basílica Catedral de nuestra Ciudad para la celebración de la Santa Misa en acción de gracias por el XX Aniversario del primer retiro del movimiento en nuestra ciudad. Participaron de la ceremonia los matrimonios guía que trabajan en cada una de las parroquias de la Arquidiócesis presididas por el Sr. David Meyer Cohen Saldarriaga, Presidente Arquidiocesano del Movimiento en Piura.

juan-XXIII-9En su homilía nuestro Arzobispo destacó el carisma que anima a los miembros del Movimiento de Retiros Parroquiales Juan XIII y les exhortó a comprometerse cada día más en su misión: “Queridos hermanos, su carisma es muy importante en la vida de la Iglesia, porque ustedes constituyen un movimiento eclesial de evangelización que trabaja principalmente con aquellos bautizados alejados de la Iglesia y con los marginados. Todo ello cobra inusitada importancia y vigencia en estos tiempos del Pontificado del Papa Francisco quien nos llama especialmente a ir hacia a las periferias, no solo geográficas, sino sobre todo existenciales para ahí evangelizar. En este Año de la Misericordia que estamos viviendo, en donde tenemos que salir con un corazón compasivo como el de nuestro Padre Misericordioso, para anunciar a todos que Cristo es la Misericordia encarnada y que en el encuentro con Él encontramos la posibilidad concreta y real de una vida nueva y de un horizonte esperanzador para nuestra existencia, ustedes son los llamados, a visitar los hogares y las vidas de tantas personas en desesperación para arrojarles un rayo de luz y de esperanza. Sean como San Juan el Bautista, la voz que resuena, de la cual el Señor Jesús se vale para anunciar la gracia que llega a los corazones endurecidos por el pecado. Vayan por el mundo anunciando que Dios es Amor, que no se olvida de ninguno de sus hijos, que especialmente busca a los más pecadores. Que perdona a todo aquel que está arrepentido, dándole la oportunidad de alcanzar una vida nueva, totalmente transformada en su Amor. Su movimiento es fruto de la misericordia. Por ello sean testimonio con sus vidas de lo que la misericordia de Dios ha obrado en ustedes”.

juan-XXIII-8“Dios les pide que sean sal de la tierra y luz para el mundo. Lo serán en la medida en que vivan con ardor su vocación y misión, la cual consiste en tener celo por la salvación de las almas. Hoy hay mucha gente sin esperanza. A las tradicionales formas de pobreza, hoy se añaden nuevos pobres como los alcohólicos, los drogadictos, una juventud que deambula en el sin sentido de la vida, las mujeres y niños víctimas de la trata de personas, etc. A ellos los envía el Señor Jesús, la misericordia del Padre, para que les digan: nada está perdido. No importa lo lejos que te hayas ido o lo profundo en lo que hayas caído, el amor misericordioso de Dios y la caridad de los cristianos es capaz de rescatarte de la profundidad y volver a traerte a la comunión con Cristo en la casa del Padre; es capaz de devolverte tu dignidad de hijo y de hermano”, concluyó nuestro Pastor.

juan-XXIII-11

juan-XXIII-4

juan-XXIII-5

juan-XXIII-6

juan-XXIII-3

juan-XXIII-7

juan-XXIII-10

Miércoles 6 Julio, 2016