CATACAOS Y EL BAJO PIURA SE RINDIERON ANTE SANTA ROSA

Multitud de damnificados rezan ante las Reliquias de la Santa Peruana

02 de octubre de 2017 (Oficina de Prensa).- En medio de muestras de profunda emoción y alegría, miles de fieles del Distrito de Catacaos que pertenece a la Vicaría Foránea del Bajo Piura se reunieron en el ingreso a la Villa Heroica para recibir con cánticos, globos, y fuertes palmas, a las Reliquias de Santa Rosa de Lima que ingresaron en hombros de los pobladores y alumnos de las Instituciones Educativas de la zona. Las Reliquias de Primer Grado de nuestra Santa Peruana llegaron para participar de la Santa Misa que presidió Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura en la Parroquia “San Juan Bautista” de Catacaos. Concelebraron la Santa Misa el P. Alfredo More Quezada, Vicario Foráneo del Bajo Piura y el P. Manuel Castro Sosa, párroco del lugar, junto a varios sacerdotes de esta Vicaría Foránea.

Encuentro con los damnificados

En la Eucaristía estuvieron presentes el Dr. Juan Francisco Cieza Sánchez, Alcalde Distrital de Catacaos, acompañado de varios alcaldes de los Caseríos, Centros Poblados y Municipalidades Delegadas del Distrito así como de las principales autoridades políticas, civiles y policiales del lugar. También participó de la celebración la Lic. Blanca Novoa Zapata, Decana del Colegio de Enfermeras en nuestra Región junto a varias integrantes de su institución, los miembros de la Orden de Santo Domingo y las hermanas de la Comunidad de Religiosas Misioneras Dominicas del Rosario a quienes nuestro Pastor agradeció especialmente porque con su apoyo ha sido posible esta Visita de las Reliquias de Santa Rosa de Lima a nuestra Arquidiócesis. De la Santa Misa participaron además gran cantidad de familias, hombres, mujeres, niños, jóvenes y ancianos damnificados a causa de las fuertes lluvias e inundaciones que afectaron fuertemente nuestra Región este año, ellos provienen de varios Centros Poblados y Caseríos de los Distritos de Catacaos y Cura Mori como Villa Monte Castillo, Buenos Aires de Cumbibirá, La Campiña, Mocara, San Pablo, El Gredal, Catacaos, Montesullón, Pedregal Grande, Simbilá, Viduque, Paredones, Nuevo Pedregal, La Piedra, La Legua, San Jacinto y Pedregal Chico, así como de algunos campamentos ubicados en la carretera Piura a Chiclayo donde ahora se encuentran viviendo los evacuados de estos Distritos que perdieron sus hogares y tierras de cultivo a causa de los desbordes del Río Piura. Ellos vinieron a encontrarse con las Reliquias de nuestra Santa Peruana para rezarle, pedir un deseo, o agradecer algún favor concedido por la intercesión de Rosa de Santa María.

Al iniciar su homilía nuestro Arzobispo agradeció el multitudinario recibimiento que los pobladores del Bajo Piura brindaron a las Reliquias de Santa Rosa y les explicó el motivo de la presencia de las mismas hoy aquí: “A lo largo de toda su vida, los predilectos de Santa Rosa fueron los pobres, los enfermos, los descartados. Por eso la presencia de sus reliquias esta mañana aquí en Catacaos es muy significativa. Ella viene a encontrase con los pueblos del Bajo Piura, para solidarizarse con todos nosotros, pero especialmente con los damnificados que han sufrido y siguen sufriendo tanto como consecuencia de las recientes lluvias e inundaciones. Ella viene a traerles el consuelo de Dios y les abre su corazón para darles su amor y acoger todas y cada una de las intenciones y pedidos que por su intermedio quieran hacerle llegar a Jesús”.

Monseñor Eguren destacó también que: “Una característica de la santidad de Rosa de Santa María, fue su profunda confianza en Dios. A pesar de las grandes pruebas por las que pasó, nunca dudó del Amor de Dios y apoyada en la gracia del Señor pudo superar todos los obstáculos y realizar lo imposible. Por eso ella hoy nos dice: «Confíen en Dios que no los defraudará, no se dejen robar la esperanza ni la alegría de vivir. Grandes son los desafíos que tienen que enfrentar pero si los enfrentan en Él, con Él y por Él, saldrán adelante más fortalecidos que nunca»”.

Al culminar su homilía nuestro Pastor exhortó a los fieles presentes a mantenerse siempre unidos a pesar de cualquier dificultad: “Miren ustedes como Santa Rosa nos ha unido el día de hoy en el amor de Jesús. Santa Rosa hoy nos pide que seamos un pueblo unido, porque solo la unidad es lo que hará posible la ansiada reconstrucción del Bajo Piura. Pero esa unidad sólo nos la da nuestra fe cristiana y católica. Por ello nuestra fe en Jesús, en María y en los Santos tiene que ser hoy y siempre el gran motor de nuestra unidad y de todos nuestros esfuerzos y trabajos para alcanzar el bien común”.

Peregrinación Espiritual al Pozo de los Deseos

Al terminar la Santa Misa nuestro Arzobispo invitó a todos los presentes a que, en un momento de oración silenciosa, escribiéramos en nuestro corazón un deseo o una intención por la que quisiéramos pedirle a Santa Rosa su intercesión. Después le pidió a todos los presentes que peregrinemos espiritualmente al Pozo de los Deseos de Santa Rosa de Lima para depositar ahí nuestro pedido espiritual con la certeza que nos da la fe que ella nos obtendrá de su amado Jesús, la gracia o favor que tanto necesitamos.

Niños y jóvenes presentes

Entre la multitud de fieles destacó la presencia de más de 350 niños provenientes de los Centros Poblados Pedregal Grande, Santa Rosa y Catacaos Centro, quienes forman parte de un grupo infantil que lleva adelante la campaña “Yo rezo el Rosario, porque Ella es mi Madre”. Estos pequeños que se encuentran preparándose para recibir los Sacramentos de la Iniciación Cristiana, se reúnen por iniciativa del P. José Eduardo Ruíz Martínez, Vicario Parroquial de la Parroquia San Juan Bautista en Catacaos, para rezar el Santo Rosario mientras confeccionan lindos denarios en hilos de colores.

lunes 2 octubre, 2017