“CATACAOS LA CATÓLICA, LA PIADOSA, LA CREYENTE”

Arzobispo preside Santa Misa con “La Mechita” en Catacaos

15 de febrero de 2019 (Oficina de Prensa).- La Semana Santa en Catacaos (Bajo Piura), es la tradición religiosa más importante del norte del país. Esta celebración ha sido declarada, el año pasado, Patrimonio Cultural de la Nación por el Ministerio de Cultura, a través de la resolución viceministerial Nº 022-2018-VMPCIC-MC en la que se reconoce de que se trata de una festividad que concentra el fervor católico y es el sello cultural de un pueblo, que es conocido como la reserva religiosa del norte.

Nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., llegó hasta Catacaos para celebrar una Misa de acción de gracias en los exteriores de la Parroquia de San Juan Bautista, al cumplirse el primer aniversario de esta declaratoria. La Santa Misa contó con la importante presencia de la venerada imagen de “Nuestra Señora de la Mercedes” quien llegó desde su Santuario en Paita para repartir bendiciones a todos sus fieles del Bajo Piura, así como de la imagen del “Cristo Yacente”, personaje principal de la Semana Santa de Catacaos. Concelebraron la Eucaristía, el R.P. Manuel Castro Sosa, Párroco del lugar, y el R.P. Pedro Chully Chunga, Párroco de la Parroquia “San Francisco de Asís” de Paita, junto a varios sacerdotes de esta Vicaria Foránea del Bajo Piura. Asistieron también las principales autoridades políticas y civiles de Catacaos encabezadas por el Ing. Alexis Robert Aguilar Correa, Alcalde Encargado de la Municipalidad del Distrito, quien estuvo acompañado del pleno de regidores del Municipio Cataquense. Participaron también la Doctora Rosa del Pilar Chapilliquen Cuadra, Prefecta Regional de Piura, así como los Alcaldes de las Municipalidades Distritales y Municipalidades Delegadas de Cura Mori, La Unión, La Arena, El Tallán, Pedregal Grande y Montecastillo, el Señor Teodoro Alvarado Alayo, Alcalde de la Municipalidad Provincial de Paita, el Antropólogo Oswaldo Enrique Purizaga Zapata, representante de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Piura, los miembros de la Hermandad de Nuestra Señora de las Mercedes de Paita y las Hermandades y Cofradías de Catacaos.

La fe que hemos recibido es ahora nuestra responsabilidad

En su homilía, nuestro Arzobispo dijo: “Quiero reconocer a Catacaos la católica, Catacaos la piadosa, Catacaos la creyente. Cada vez que vengo hasta aquí o a algún lugar del Bajo Piura, siempre digo con justicia que ustedes constituyen la verdadera reserva espiritual, cristiana y católica no solo de esta zona de Piura sino de toda la región, del norte del país y del Perú entero. El Perú sólo puede comprenderse y entenderse como nación y encontrar caminos auténticos de justicia y de paz en su fe cristiana y católica, que sella su identidad desde los albores mismos de la historia de nuestra patria. Desde hace más que 500 años Piura se convirtió en la puerta de ingreso de la fe al Perú. Los primeros misioneros llegaron a estas tierras, desembarcando en las playas de Paita, para anunciarnos la buena nueva del Evangelio de Cristo. Aquí se establecieron las primeras doctrinas y se edificaron las primeras iglesias. Queridos hermanos, demos gracias a Dios por esta fe recibida, que ahora tiene que ser nuestra responsabilidad. Y el más grande de los desafíos que tenemos es el acortar la distancia entre la fe que profesamos y la vida que llevamos. Tenemos que vivir nuestra fe intensamente y hacerla vida cotidiana”.

Vivir, interiorizar y testimoniar la belleza de nuestra fe

En otro momento, Monseñor Eguren destacó que: “Las ricas manifestaciones de religiosidad popular que tenemos durante la Semana Santa, aquí en Catacaos, tienen que llevarnos a confesar nuestra fe en Cristo, a renovar nuestro discipulado con la persona de Jesús y sobre todo a hacer ese esfuerzo de revisión sincera en nuestra vida, para morir a todo aquello que nos aleja del Señor y poner todos los medios y esfuerzos de nuestra parte para seguirlo más de cerca hasta el punto de hacer que la fe que tenemos en Él se haga vida cotidiana en cada uno de los actos de nuestro día a día. Que el seguir y el vivir tan de cerca estos ritos de la Semana Santa en Catacaos nos ayuden a convertirnos y a transformarnos en mejores cristianos, que nos lleven a vivir, a interiorizar y a testimoniar la belleza de nuestra fe frente a los demás, que nos permita descubrirnos como hijos de un mismo Padre, hermanos en Cristo y de esta manera nos ayude a crecer en nuestra fraternidad y en nuestra amistad, dándonos y queriéndonos más”.

Transmitamos nuestra fe a las nuevas generaciones

Nuestro Pastor exhortó a los presentes a trasmitir el sentido profundo de esta hermosa tradición: “Tenemos también el desafío de transmitir esta fe, expresada en tan ricas tradiciones, de abuelos a nietos y de padres a hijos. Tenemos que transmitir el sentido profundo de estas devociones a nuestros hijos y nietos, para que cuando ellos crezcan puedan recordar con cariño quién les enseñó a participar tan piadosamente en cada uno de esos días de la Semana Santa, en las multitudinarias procesiones, a vivir intensamente las liturgias del jueves, viernes, del sábado santo y del día de Pascua. Estas son cosas que se quedan grabadas en la mente y en el corazón para siempre y sirven después como una extraordinaria fuerza espiritual en los momentos de alegría, pero también en las ocasiones de prueba y de dolor. Ustedes aquí en Catacaos y desde aquí en todo el Bajo Piura tienen esa fuerza, este tesoro renovador, fuente de gracia y de bendición que es la Semana Santa, síganla viviendo con pasión, fervor y emoción”.

“Que la Semana Santa de Catacaos nos llene de esperanza a lo largo de todo el año. A pesar de todos los problemas el amor de Dios es más grande, en él están las respuestas a todo y es el camino de la verdadera vida. Recuerda hermano cataquense, recuerda hijo del Bajo Piura, recuerda piurano que has venido, recuerda ese día de Pascua, cuando la procesión del Resucitado y el encuentro con su Madre se convierten en la muestra máxima de la alegría de la resurrección y por tanto de que la luz vence a las tinieblas, la gracia al pecado y la vida a la muerte. Hay que llenarnos de esperanza frente a toda mala noticia, pero también abramos y convirtamos nuestros corazones”, pidió Monseñor Eguren.

Frente a las lluvias: La mejor labor de prevención es la oración

Finalmente, nuestro Arzobispo hizo un llamado a que: “Hagamos de esta Misa una rogativa intensa al Señor y a La Mechita para que las lluvias que se nos anuncian no traigan esos efectos devastadores y destructores que tanto nos afectaron el 2017. Pidámosle a Dios, al Cristo yacente aquí presente, que nos dé solo el agua necesaria. Por la intercesión de nuestra querida Mechita, pidámosle que aleje de nosotros y especialmente del Bajo Piura cualquier mal y peligro de destrucción o inundación a causa de las lluvias. Queridos hermanos, nunca olvidemos que la mejor labor de prevención es la oración. La oración es el primero de los recursos a los que debemos acudir, sin excluir poner los medios humanos y hacer todo lo necesario para limpiar nuestros canales y drenes, reforzar las defensas ribereñas, fortalecer la seguridad de nuestros techos y conexiones eléctricas, evitar las acumulaciones de agua para que el zancudo del dengue no se reproduzca. Sin descuidar esas labores de prevención que debemos realizar apoyando a nuestras autoridades, recurramos a la oración, y el Señor al ver la enorme de fe de este pueblo sabrá extender su mano protectora para calmar cualquier furia de la naturaleza y que esta no nos haga ningún mal. Que Dios bendiga a Catacaos, a nuestra Región Piura y desde aquí al norte del Perú y a toda nuestra Nación”.

Paita y Piura hermanadas en la fe

Al finalizar la Santa Misa Monseñor Eguren recibió el agradecimiento y el cariño de las autoridades y del pueblo de Catacaos y de Paita quienes ahora con esta visita de nuestra Madre a este Distrito del Bajo Piura quedan hermanados en la fe. El Ing. Alexis Aguilar, en su calidad de Alcalde Encargado de la Municipalidad de Catacaos aseguró que como autoridades de Distrito pondrán su máximo esfuerzo en continuar preservando estas hermosas tradiciones y muestras del fervor popular. Por su parte el Señor Teodoro Alvarado, Alcalde la Municipalidad Provincial de Paita, hizo entrega en nombre de los miles de fieles paiteños, de un hermoso rosario de oro el cual fue colocado por nuestro Arzobispo en las manos de nuestra querida “Mechita” como símbolo de la profunda piedad filial de todos piuranos y tumbesinos a María y para pedirle a la Virgen que interceda siempre por nosotros.

viernes 15 febrero, 2019