PIURA Y TUMBES SE PREPARAN PARA VIVIR EN OCTUBRE EL MES MISIONERO EXTRAORDINARIO

“Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”

04 de julio de 2019 (Oficina de Prensa).-  En octubre de 2019 se cumplen 100 años de la Carta Apostólica Maximum Illud del Papa Benedicto XV. Para celebrar este centenario, el Papa Francisco ha convocado un Mes Misionero Extraordinario (MME) para octubre de este año,  bajo el lema “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”, que busca despertar en toda la Iglesia la conciencia de la misión ad gentes y retomar con nuevo impulso la responsabilidad de proclamar el Evangelio de todos los bautizados.

Al respecto, en su Discurso a los participantes en la Asamblea de las Obras Misionales Pontificias en 2017, el Papa Francisco manifestó que desea que “sea un tiempo propicio para que la oración, el testimonio de tantos santos y mártires de la misión, la reflexión bíblica y teológica, la catequesis y la caridad misionera contribuyan a evangelizar sobre todo a la Iglesia, para que, reencontrada la frescura y el ardor del primer amor por el Señor crucificado y resucitado, pueda evangelizar al mundo con credibilidad y eficacia evangélica”. Asimismo subrayó que: “Renovarse requiere conversión, requiere vivir la misión como oportunidad permanente de anunciar a Cristo, de hacerlo encontrar testimoniando y haciendo a los otros partícipes de nuestro encuentro personal con Él. Deseo que vuestra asistencia espiritual y material a las iglesias haga que estén cada vez más fundadas en el Evangelio y en la participación bautismal de todos los fieles, laicos y clérigos, en la única misión de la Iglesia: haga el amor de Dios próximo a cada hombre, especialmente a los más necesitados de su misericordia”.  

Respondiendo a la llamada del Santo Padre, en nuestra Arquidiócesis ya se viene preparando el Mes Misionero Extraordinario. El R.P. Tito Zapata, quien tiene a su cargo la organización, nos concedió una breve entrevista:

¿Cuál es la finalidad e importancia que tiene para nuestra Arquidiócesis el participar de este Mes Misionero Extraordinario?

La finalidad de este Mes Misionero Extraordinario es espiritual, pastoral y teológica. Busca que tomemos renovada conciencia de que la misión evangelizadora es y debe ser cada vez más el paradigma de la vida y de la obra de la Iglesia. Al mismo tiempo, es importante en la Iglesia vivir la comunión querida por Jesús quien nos dijo “Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que también sean uno como nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn 17,21). Como miembros de la Iglesia asumimos este desafío que es inherente a nuestra vocación, para cumplir con el mandato del Señor que nos dice: “Vayan pues, y hagan discípulos a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo (Mt 29,19).

¿Cómo se preparan los piuranos y tumbesinos para vivir este tiempo?

Si bien esta misión está dirigida a todos los miembros de la Iglesia, pondremos especial atención en los no bautizados, los bautizados alejados y en todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Del 01 al 12 de julio se conformarán los grupos de misioneros de acuerdo a la naturaleza geográfica de cada parroquia, determinando los sectores o espacios de misión. Luego, del 15 de julio al 14 de septiembre tendremos un intenso tiempo de formación de los misioneros mediante un subsidio que se está preparando. El sábado 14 de septiembre en un acto de profunda piedad filial y devoción mariana, los jóvenes de nuestra Arquidiócesis peregrinarán a la ciudad de Paita al encuentro de nuestra patrona la Virgen de las Mercedes. Y del 16 al 27 de septiembre en que muchos hermanos peregrinan hacia Ayabaca, se organizará en coordinación con las Hermandades de Peregrinos del Señor Cautivo, vigilias de oración, la exposición y adoración del Santísimo Sacramento, así como celebraciones penitenciales en donde se les brindará largas jornadas de confesiones. De esta forma queremos ir preparándonos convenientemente para celebrar con conciencia el Mes Misionero Extraordinario.

¿A qué está llamado todo bautizado en este Mes Misionero Extraordinario?

Todos los bautizados estamos llamados, en primer lugar, a revitalizar nuestra conciencia en el mandato del Señor. Hemos recibido el don de la fe para compartirlo. Debemos asumir el compromiso de comunicar con gozo la experiencia del reino de Dios, vivir y comunicar la salvación, con la certeza que Jesús estará siempre con nosotros (Mt 28, 20). No puede quedar circunscrita a un determinado espacio o tiempo, ni siquiera a un determinado grupo de personas. La misión es de carácter universal y nosotros hemos de ser testigos fidedignos de ello: «Cuando el Espíritu Santo venga sobre ustedes, recibirán una fuerza que los hará ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria y hasta los confines de la tierra» (Hch 1, 8). Estamos llamados a escuchar permanentemente a Jesús nuestro Maestro, cuya voz resuena en nuestro corazón, es su preocupación por mucha de nuestra gente que se entrega a la cultura de la muerte y que necesita escuchar la voz de Jesús, para vivir una vida auténtica, pues Él es el Camino, la Verdad y la Vida. (Jn 14, 6). El Mes Misionero Extraordinario nos  ha de llevar a ofrecer a los hombres de este mundo el Evangelio (Mt 28,19), y confirmar nuestra identidad bautismal como encuentro personal con Cristo vivo y en permanente estado de misión.

jueves 4 julio, 2019