ARZOBISPO REALIZA INTENSA VISITA PASTORAL A TUMBES

08 de septiembre de 2019 (Oficina de Prensa).- Nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V. viene realizando este fin de semana una intensa visita pastoral a Tumbes y una de sus primeras actividades ha sido llegar hasta los distritos más alejados de la provincia, sobre todo los de la margen derecha del Río Tumbes, como es el caso de Pampas de Hospital, una de las zonas que durante el Fenómeno del Niño Costero del 2017, reportó la cifra más alta de afectados por los desastres ocurridos a consecuencia de las fuertes lluvias y el desborde del río. Los pobladores de esta zona agrícola que produce principalmente plátano, limón, arroz y maní, son profundamente católicos y fieles devotos de la Virgen “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro” quien es su Patrona, gracias a los sacerdotes redentoristas que estuvieron en este pueblo evangelizando y promoviendo la fe mariana bajo esta advocación.

Multitudinario encuentro con pobladores en las tierras de misión

A su llegada al lugar, Monseñor Eguren fue recibido por una gran delegación de niños integrantes del programa de catequesis de primera comunión y del programa de Infancia Misionera  de la zona, quienes le mostraron su profunda alegría por su visita entonando hermosos cantos. Posteriormente oró ante el sagrario de la Capilla «Nuestra Señora del Perpetuo Socorro», luego celebró la Santa Misa en la plaza principal del Distrito, ante un mar humano de fieles que portaban hermosas pancartas, todos ellos provenientes de los caseríos de Garbanzal, Tacural, Cerro Blanco, Miraflores, Cafeterías, Chacritas, Bigotes, El Higuerón, Peña Blanca, Cabeza de lagarto, Santa maría, Cruz Blanca, Cardalitos, Cabuyal, El Limón, Nueva Esperanza, El Prado, Belén, Becerra, El Rodeo, Pueblo Nuevo y La Angostura, que se congregaron desde muy temprano trayendo consigo las imágenes de diversas devociones al Señor Jesús, advocaciones de la Virgen Santísima y de los santos que se encuentran en cada una de la capillas e iglesias de sus pueblos, caseríos y centros poblados, destacando la presencia de una hermosa imagen del “Señor de Chocán”, Patrono del Distrito de San Juan de la Virgen. Concelebraron la Eucaristía Monseñor Rafael Egüez Beltrán, Vicario General de Tumbes, el R.P. Carlos Rosillo Julca, Vicario Parroquial de San Nicolás de Tolentino y el R.P. Wilmer Córdova Guerrero, Párroco de San Pedro de Corrales. Participaron también de la celebración el Ing. Samuel Pacheco Marchán, Alcalde de la Municipalidad Distrital de Pampas de Hospital y la Prof. Ruby Villanueva Dioses, Alcaldesa de la Municipalidad Distrital de San Juan de la Virgen, quienes estuvieron acompañados de la plana de regidores de sus respectivos municipios. Asimismo acompañaron las principales autoridades civiles y policiales de la zona y una multitud de jóvenes integrantes de la Pastoral Juvenil y los programas de Confirmación.

Amar y Honrar a María, como lo hace Jesús

Durante su homilía, nuestro Pastor, exhortó a los fieles cristianos a honrar a María con una vida santa y a amarla con profunda piedad filial: “Al ver tantas hermosas imágenes que han traído hoy consigo quiero decirles que ciertamente el que sigue a María encuentra a Jesús y quien sigue a Cristo encuentra a la Madre. En la vida cristiana estas dos realidades están íntimamente unidas. Acojamos el testamento de Cristo en la cruz quien nos señala y muestra a María como Madre nuestra en el orden de la gracia. Amémosla como Jesús la ama hasta poder exclamar, «la amo yo pero no yo, es Cristo quien la ama en mí». Seamos dóciles a su acción maternal en nuestra vida, que busca hacernos en todo semejantes a su divino Hijo Jesús, el hombre nuevo y perfecto. Honrémosla con una vida de santidad, porque Ella es la purísima. Ella siempre nos señala a su Hijo, nos lleva a Jesús, nos exhorta a hacer lo que Él nos dice y lo que Jesús también nos pide es que nos amemos entre nosotros, seamos solidarios, fraternos y justos. Que ayudemos siempre a los demás».

Orar por las vocaciones

En otro momento, Monseñor Eguren, pidió a los presentes orar por las vocaciones y la santificación de los sacerdotes: “Queridos hermanos, ustedes que son agricultores saben lo necesario que es contar con ayuda cuando la siembra y la cosecha es mucha. Por eso les pido, recemos al dueño de la mies para que envíe más obreros a su mies. Oremos intensamente por las vocaciones, por la santidad y fidelidad de los sacerdotes. Querido joven que me escuchas: busca el Plan de Dios en tu vida; que es lo que Jesús quiere de ti. El camino de tu libertad, realización y felicidad pasa necesariamente por descubrir y acoger el designio divino en tu vida. No tengas miedo de buscar y después de darle un «Sí» generoso a Jesús, así como lo hicieron María y los Santos. Estoy seguro que entre los varones hoy presentes hay varios llamados al sacerdocio, así como entre las mujeres hay muchas llamadas a la vida religiosa. El seguimiento de Cristo abre nuestras vidas a lo verdadero, a lo bello y a lo digno que hay en la existencia. Él no es el rival de tu felicidad sino la fuente de tu felicidad. La vocación a la que Él te llama es la expresión de su amor por ti”.

Cabe destacar que al finalizar la Santa Misa, nuestro Pastor bendijo una a una las imágenes traídas por todos los pobladores de la zona, asimismo ellos le hicieron un hermoso regalo: una bella mitra finamente elaborada. Luego visitó el Distrito de San Juan de la Virgen donde sostuvo un encuentro y un almuerzo con los agentes pastorales de la zona, a quienes les aseguró que regresaría en el mes de octubre para visitar a las familias, a los niños, mujeres, ancianos y enfermos de los pueblos de la margen izquierda del Río Tumbes, pero también para llevarles un mensaje de esperanza a todas las hermandades de peregrinos del Cautivo de Ayabaca que hay en estas zonas y así renovarlos en su fe.

Visita a la Provincia de Zarumilla

Monseñor Eguren visitó también la parroquia “Nuestra Señora del Perpetuo Socorro” de Zarumilla que está bajo la responsabilidad del R.P. Manuel Gómez Zapata, donde celebró la Santa Misa la misma que fue especialmente ofrecida en acción de gracias por el 106° Aniversario de la llegada de la venerada imagen de la Virgen del Perpetuo Socorro, patrona de la Provincia que llegó vía marítima hasta Puerto Pizarro en 1924. Participaron de la celebración una gran cantidad de feligreses, los miembros del consejo pastoral y de los diversos grupos parroquiales. Estuvo también presente el Sr. Jhon Cristhian Palacios Palacios, Alcalde de Zarumilla, junto a su plana de regidores, así como las damas y caballeros de la Hermandad de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y las Religiosas Agustinas Hijas del Santísimo Salvador, que realizan su apostolado en esta zona.

Reflexionando en el mensaje del Evangelio (Lc 14, 25-33) nuestro Pastor exhortó a los presentes a tener en cuenta que el Señor debe ocupar siempre el primer lugar en nuestros corazones: “Jesús nos dice que todo aquel que quiera ser discípulo suyo y cristiano de verdad, debe ponerlo a Él en el centro de su corazón. Esto lo entendió perfectamente la Virgen Santísima, Ella hizo de Jesús el amor de su vida. La experiencia nos dice que cuando uno pone al Señor por encima de todo, todos los demás amores se ordenan”.

“Queridos hermanos, cuando uno ve este hermoso Icono que representa a la Virgen del Perpetuo Socorro, uno descubre que en los brazos de la Madre se encuentra su amado Hijo Jesús quien se sujeta con sus manos fuertemente a Ella mientras mira a los ángeles que lo flanquean, quienes le muestran la forma en que Él va a va a morir; uno le muestra la Cruz y el otro los instrumentos con los que el Señor será martirizado. Con esta postura tan tierna, al cogerse firmemente de María, Jesús nos enseña que también nosotros debemos aferrarnos a la Madre tanto en la alegría como en el dolor, porque Ella es nuestro socorro. En ningunas otras manos estaremos mejor protegidos, acogidos y seguros”.

domingo 8 septiembre, 2019