ARZOBISPO CELEBRÓ NAVIDAD CON 300 NIÑOS VENEZOLANOS Y SUS FAMILIAS

21 de diciembre de 2019 (Oficina de Prensa).- A pocos días de regocijarnos con inmensa alegría por el nacimiento del Niño Jesús, nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., se encontró con más de 300 niños venezolanos y sus familias, que se encuentran actualmente radicando en nuestra ciudad para celebrar con ellos la Navidad. Los pequeños provienen de las jurisdicciones de las parroquias de 26 de Octubre, Castilla y Piura.  

En la actividad que se llevó a cabo en el Coliseo del Colegio Parroquial “San José Obrero”, y que fue organizada por la Vicaría Episcopal de Piura a pedido de nuestro Pastor, participaron varios párrocos así como un gran número de voluntarios de las parroquias que hicieron de esta actividad un hermoso momento de comunión y confraternidad. A su llegada, nuestro Pastor fue recibido por el R.P. Pedro Talledo Nizama, Vicario Episcopal de nuestra ciudad, en medio de fuertes palmas y muestras de alegría por parte de las familias venezolanas, quienes manifestaban así su agradecimiento por las muchas demostraciones de acogida, afecto y solidaridad que la Iglesia de Piura y Tumbes ha tenido con ellos. Muy emotivo, fue el momento en que un grupo de estudiantes del colegio parroquial «San José Obrero» escenificaron el nacimiento de Jesús, acompañados por las melodiosas voces del coro de niños de la parroquia.

Durante su participación, nuestro Arzobispo se dirigió a las familias venezolanas y les dijo: “Me alegra mucho estar aquí hoy compartiendo con ustedes este bonito encuentro en donde veo con mucha satisfacción la presencia de muchos niños que son los predilectos de Jesús. Quiero decirles que la Iglesia los acoge con mucho amor y más especialmente en este tiempo cercano al nacimiento de Jesús, el «Emmanuel», Dios con nosotros. Queremos que ustedes se sientan entre hermanos y estamos comprometidos en ayudarlos, según el máximo de nuestras posibilidades y capacidades, para que así sea. Es la caridad de Cristo, quien es el buen samaritano, la que nos impulsa a acogerlos, protegerlos, promoverlos, integrarlos y ponernos a su servicio y el de sus familias. Quiero agradecer profundamente a los párrocos y feligreses de nuestra ciudad por el excelente trabajo de acogida y de apoyo que están realizando en favor de ustedes, demostrando así que no hay que tener miedo a acoger al inmigrante y que los vemos como nuestros hermanos muy queridos”.

En otro momento y reflexionando en el significado del pesebre, Monseñor Eguren dijo: “Estamos a pocos días de la Navidad y hemos querido tener este encuentro para celebrar con ustedes esta fecha tan hermosa y significativa para todos los cristianos: el nacimiento de Jesús, nuestro Salvador. La gran fiesta de la Navidad, debe llevarnos a todos los hijos de la Iglesia a proclamar nuestra fe y amor en Jesucristo, el Hijo único de Dios, concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, y nacido de Santa María Virgen. Hoy nuestra mirada se fija en el pesebre y en el misterio de Dios hecho hombre. Los invito a que nos detengamos en el humilde portal de Belén porque allí nos habla la ternura de Dios; porque allí resplandece la misericordia del Señor que se ha hecho carne; porque allí nos busca Jesús para darnos su amor que todo lo hace nuevo. ¡Dios está en el pesebre! Les deseo a todos una Feliz y Santa Navidad, y un Año Nuevo lleno de las bendiciones del Señor Jesús”.

Posteriormente las familias presentes, disfrutaron una deliciosa chocolatada y un divertido show navideño, luego los pequeños recibieron de manos de Monseñor Eguren unos hermosos regalos y algunos dulces que fueron especialmente preparados gracias a la generosidad de los fieles de las parroquias de nuestra ciudad. De esta manera nuestra Iglesia particular ha querido mostrar su constante cercanía, cariño y preocupación hacia nuestros hermanos migrantes venezolanos, más aún en estos días de paz y amor.

domingo 22 diciembre, 2019