APOTEÓSICA REAPERTURA DE LA IGLESIA SAN MARTIN DE TOURS DE SECHURA

Multitudinaria presencia de fieles en Solemne Santa Misa presidida por el Nuncio Apostólico

nuncio-1

17 de abril de 2016 (Oficina de Prensa).- La mañana de hoy, IV Domingo de Pascua o del Buen Pastor, en medio de un clima de profundo regocijo y gran alegría, los fieles católicos del noble pueblo de Sechura se congregaron desde temprano para participar de la solemne Santa Misa de reapertura de la iglesia de San Martín de Tours de Sechura. La celebración eucarística fue presidida por S.E.R Monseñor James Patrick Green, Nuncio Apostólico en el Perú, y por nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. Concelebraron el Vicario General de la Arquidiócesis, Monseñor Luciano Maza y los sacerdotes de la Vicaría Foránea del Bajo Piura. Asimismo estuvieron presentes las principales autoridades políticas, civiles y militares de nuestra Región y de la Provincia de Sechura.

nuncio-6Al inicio de la eucaristía el Señor Nuncio procedió a abrir la Puerta Santa de la iglesia de San Martín de Tours que ha sido designada por nuestro Arzobispo como una de las catorce iglesias jubilares en la Arquidiócesis de Piura a lo largo de este Año de la Misericordia.

Culminada la Santa Misa se presentó un video sobre los trabajos de restauración realizados en la iglesia, a cargo del Arquitecto Wilfredo Torres Reyna, Gerente General de la empresa Restauro ejecutora del proyecto. Posteriormente la Municipalidad Provincial de Sechura declaró Huésped Ilustre al Señor Nuncio Apostólico y le hizo entrega de las llaves de la ciudad. Asimismo distinguió al Sr. Claudio Bastos, Director Presidente de Compañía Minera Miski Mayo, empresa que ha financiado íntegramente los trabajos de restauración.

nuncio-13Luego Monseñor Eguren dirigió unas sentidas palabras de agradecimiento a todos los que han hecho posible esta monumental obra, entregó un presente al Señor Nuncio y la Medalla de San Miguel Arcángel a Don Claudio Bastos.

Finalmente, el Señor Nuncio junto a nuestro Arzobispo y las distinguidas autoridades presentes develaron las placas conmemorativa y de agradecimiento especialmente elaboradas para esta fecha tan especial.

A continuación las palabras de agradecimiento de nuestro Pastor con ocasión de la reapertura de nuestra querida Iglesia de San Martín de Tours de Sechura.

 PALABRAS DE AGRADECIMIENTO

nuncio-12Hoy 17 de abril de 2016, IV domingo de Pascua o del Buen Pastor, la comunidad católica de Sechura y con ella toda la Iglesia que peregrina en Piura, vivimos la inmensa alegría de la reapertura de esta histórica iglesia de San Martín de Tours después de casi dos años de intensos trabajos de consolidación estructural y de restauración.

Hoy podemos decir con especial alegría cristiana ¡Gracias, Señor Jesús!

¡Gracias, Señor!, por haber bendecido los esfuerzos de estos años y haber estado a nuestro lado, haciéndonos sentir tu compañía, tu aliento y la fuerza de tu gracia, sobre todo en los momentos difíciles, lo cual nos ha permitido caminar sin desfallecer.

¡Gracias, Señor!, porque una vez más hemos constatado que para Ti no hay nada imposible y que la fe mueve montañas. Por eso hoy queremos hacer especialmente nuestro aquel llamado tuyo a la humildad: “Cuando hayan hecho todo lo que os he mandado, decid: Somos siervos inútiles; hemos hecho lo que debíamos hacer” (Lc 17, 10).

nuncio-11¡Gracias, Señor!, porque esta obra ha sido ocasión para renovarnos en la fe, la esperanza y la caridad, y lo más importante, haber edificado nuestras vidas en ti que eres el Amor. Ayúdanos a ser una comunidad parroquial que sea casa y escuela de la comunión, donde vivamos como hijos de un mismo Padre y hermanos en el Señor Jesús por la fuerza del Espíritu. Sólo así nuestro compromiso evangelizador será fecundo.

¡Gracias, Señor!, por tan buenos amigos que has puesto en nuestro camino para ver hoy restaurada nuestra iglesia de San Martín de Sechura. Sin su amistad y generosidad no hubiera sido posible realizar esta obra.

Gracias a Su Excelencia Reverendísima, Monseñor James Patrick Green, Nuncio Apostólico en el Perú por su generosidad y amistad en presidir esta Santa Misa de reapertura. Su presencia nos hace cercano al Papa Francisco a quien le renovamos en la persona de su representante pontificio nuestra explícita fidelidad, adhesión y obediencia.

Gracias a nuestro principal benefactor, la Compañía Minera Miski Mayo en la persona de su Director Presidente, el señor Claudio Bastos. Su visión, apoyo incondicional y generosidad, han contribuido decisivamente a hacer realidad esta gran obra.

Gracias a la Comunidad Campesina de San Martín de Sechura cuyo apoyo hizo posible el expediente técnico de emergencia.

nuncio-10Gracias a la Municipalidad Provincial de Sechura y a su Alcalde don Armando Arévalo Zeta por su apoyo constante y su identificación con la fe católica de su pueblo.

Gracias a los arquitectos, ingenieros, personal administrativo y a los trabajadores de Restauro S.A.C., empresa encargada de todas las obras, en la persona de su Gerente General, el arquitecto Wilfredo Torres Reyna. Han sido dos años de tenaz e intenso trabajo realizados con sabiduría y amor los cuales han hecho posible ver coronados hoy nuestros anhelos.

Gracias a Embak Consultores, en la persona de su directora, la doctora Cecilia Bakula Budge, quien con paciencia, constancia y tesón no sólo ha supervisado sino también sabiamente ha orientado la correcta restauración de esta obra.

Gracias a todo el Pueblo Católico de Sechura quien con su ejemplo y su fe nos ha estimulado a dar lo mejor de nosotros para mayor gloria de Dios y santificación de todos. Gracias al Consejo Pastoral de la Parroquia de San Martin de Tours, a su párroco y a las diversas cofradías, sociedades y hermandades sechuranas por su cooperación.

nuncio-3Gracias a nuestros antepasados que al darnos esta iglesia nos han dejado un espléndido testimonio de su fe y de su amor a Cristo y a la Iglesia que las nuevas generaciones no sólo deben agradecer sino seguir. Casi cincuenta años les tomó construir esta iglesia, y su ánimo nunca desmayó, prueba fehaciente que cuando hay fe en el Señor todo se logra, porque no hay imposibles sino sólo incapaces. A las actuales generaciones de sechuranos y de sechuranas les queda ahora la responsabilidad de cuidar, conservar y acrecentar la belleza de este templo, sobre todo en la restauración de sus altares, de sus valiosas pinturas murales recientemente descubiertas en el transepto de la iglesia y de sus imágenes.

Sabemos que hoy comenzamos una nueva etapa dentro la historia y de la vida de la Iglesia en Sechura. Que si el Señor nos ha concedido tantas bendiciones es porque espera de nosotros más santidad, más amor fraterno, más unidad, así como más ardor evangelizador, donde proclamemos en primera persona que Jesús en el único Salvador del mundo, ayer, hoy y siempre (ver Hb 13, 8), y que fuera de Él no hay posibilidad de realización y de vida verdadera.

nuncio14Quiero terminar con un hermoso pensamiento de San Agustín que puede ayudarnos de hoy en adelante a amar y valorar aún más esta tricentenaria iglesia y lo que ella en verdad significa que es mucho más que una majestuosa edificación: “Lo que sucedía aquí cuando este edificio se levantaba, esto sucede cuando se congregan los creyentes en Cristo. El creer equivale, en cierto modo a arrancar las vigas y las piedras de los bosques y montes. Ser catequizados, bautizados y formados es la tarea del tallado, pulido, ensamblado por las manos del carpintero y los artesanos. Sin embargo, no construyen la casa de Dios sino cuando se juntan por la caridad. Si estas vigas y piedras no se cohesionan entre sí en un cierto orden, si no se entrelazan pacíficamente, si en cierto modo no se amasen uniéndose entre sí, nadie entraría aquí” (Sermón, 336).

Que María Santísima a quien los sechuranos veneran como Nuestra Señora de la Luz, disipe siempre las sombras del engaño y de la mentira de nuestras vidas y nos conduzca siempre a su Hijo que es la Luz del Mundo, con el bálsamo suavísimo de su amor maternal.

Que San Martín de Tours, patrono de esta iglesia, nos enseñe en este Año de la Misericordia y siempre, a cubrir con el manto de nuestra caridad, las necesidades, dolores y sufrimientos de tantos hermanos que esperan nuestro amor y nuestra fraternidad.

Muchas gracias.

domingo 17 abril, 2016