¡ANUNCIEMOS LA ALEGRÍA DEL EVANGELIO Y LA BUENA NUEVA DE LA FAMILIA!

Domingo de la Ascensión del Señor

IMG_5206 - copia

17 de mayo de 2015 (Oficina de Prensa).- El día de hoy en la Basílica Catedral de nuestra ciudad, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura presidió la Santa Misa en la Solemnidad de la Ascensión del Señor.

IMG_5216Al inicio de su homilía Monseñor Eguren dijo a los fieles presentes: “La Ascensión del Señor marca el inicio del ministerio de la Iglesia que consiste en extender por todo el mundo, por medio de la palabra y de los sacramentos, la obra de la reconciliación por Él realizada: «Vayan por el mundo entero y anuncien el Evangelio», es decir, proclamen a todos la buena noticia de que tanto amó Dios al mundo que mandó a su Hijo único para que, a través de su misterio pascual, Él nos salvara. Este anuncio es de gran importancia porque suscita la fe, y sin la fe en Cristo, único Salvador, la persona humana queda sometida a la esclavitud del pecado y de su egoísmo, que lo encierra en sí mismo mediante el miedo y no le permite vivir el horizonte libertador y plenificador de la verdad y del amor. En cambio, quien se encuentra y deja salvar por Jesús es liberado del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Cristo uno nace a la alegría. Hoy todos debemos sentirnos comprometidos en la misión de la Iglesia: la Evangelización. ¡Anunciemos la alegría del Evangelio!”.

IMG_5220“Pero el misterio de la Ascensión – continúo diciendo nuestro Pastor – es también el misterio de la unión del cielo y de la tierra. Jesús vuelve al seno del Padre con nuestra condición humana, aquella que Santa María le dio en sus entrañas purísimas y virginales. Hoy Jesús ha introducido hasta lo más alto del Cielo nuestra humanidad, y sentado a la derecha del Padre como nuestro Mediador brilla como el signo más hermoso de esperanza de que un día también nosotros estaremos en la plenitud de nuestro ser – cuerpo, mente y espíritu – gozando de la felicidad eterna, porque ahí donde está ahora nuestra Cabeza un día estaremos nosotros que somos su Cuerpo Místico”.

IMG_5222 - copiaMás adelante, nuestro Arzobispo manifestó: “Hoy Domingo de la Ascensión del Señor, también celebramos la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que tiene por tema elegido por el Papa Francisco: «Comunicar la familia: ambiente privilegiado del encuentro en la gratuidad del amor». Hoy en que el Señor Jesús nos envía a anunciar el Evangelio a toda la creación, sintamos la urgencia de anunciar la buena nueva de la familia y ponerla en el centro de nuestras preocupaciones y cuidados, haciendo de la pastoral familiar una prioridad básica, sentida, real y operante. Debemos proclamar con insistencia que el amor entre un hombre y una mujer, en un consorcio para toda la vida, es algo muy bueno; que los hijos son un don precioso de Dios; que la familia es el primer y más significativo ambiente en el que se experimenta la belleza de la vida, la alegría del amor, la donación gratuita, el consuelo del perdón dado y recibido, y donde aprendemos a encontrar y a descubrir al otro. Debemos hallar la manera de explicar que la familia es un regalo bueno y hermoso, y que el futuro de la humanidad se fragua en ella. Hoy se hace urgente dedicarnos a la familia con la conciencia y la certeza que ella es una realidad primaria en la vida de la Iglesia y que la evangelización del tercer milenio de la fe depende en gran medida de la vitalidad cristiana de la «Iglesia doméstica»”.

IMG_5261 - copiaMonseñor Eguren finalizó su homilía pidiendo: “Que María Santísima nos enseñe a tener siempre fija nuestra mirada en el Cielo donde está su Hijo. Que Ella mantenga vivo en nosotros el deseo de nuestra salvación eterna y a la vez nos enseñe a tener los pies bien fijos en la tierra, para que como discípulos-misioneros de Jesucristo anunciemos con valentía y sin complejos el Evangelio, y contribuyamos así a que este mundo sea un lugar cada vez más digno de la última y definitiva venida del Señor Jesús”.

lunes 18 mayo, 2015