“60 AÑOS DE VIDA INSTITUCIONAL PARA MAYOR GLORIA DE DIOS, Y PARA EN TODO AMAR Y SERVIR”

Arzobispo preside Santa Misa por el LX Aniversario de fundación del Colegio San Ignacio de Loyola en Piura

08 de septiembre de 2018 (Oficina de Prensa).- Los directivos, profesores y alumnos, personal administrativo, padres de familia, exalumnos y amigos del Colegio San Ignacio de Loyola de nuestra ciudad se reunieron para participar, con profundos sentimientos de acción de gracias a Dios, de la Santa Misa que presidió Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura por el LX Aniversario de la creación de esta institución educativa. Concelebraron la Eucaristía el R.P. Víctor Hugo Miranda Tarazona S.J., Director del plantel y Superior de la Comunidad de la Compañía de Jesús en nuestra ciudad, y el R.P. Gabriel Sánchez Roalcaba S.J. 

Tras saludar a los integrantes de la gran familia ignaciana, nuestro Pastor dirigió unas palabras a los profesores del colegio: “Queridos maestros y maestras, enseñar es un trabajo hermoso. Es una vocación de servicio que exige una alta dosis de sacrificio y entrega. Ustedes forman parte de un colegio jesuita y una máxima ignaciana es «en todo amar y servir». Hay que amar primero a nuestro prójimo como lo haría Jesús, y para ustedes su prójimo más cercano son sus alumnos. Quiéranlos, desvívanse por ellos, dedíquenles alma, vida y corazón”. 

En otro momento, dirigiéndose a los padres de familia les dijo: “Papás, no olviden que siempre tienen que involucrarse en la tarea educativa de sus hijos. La responsabilidad primera de la educación de los hijos en todo lo humano y en todo lo cristiano recae en ustedes. La escuela y la Iglesia les ayudan y son un medio en el cual pueden apoyarse; sin embargo, jamás podrán reemplazarlos en la educación integral de sus hijos, tarea dichosa que le corresponde a ustedes. No hay nada más hermoso que recibir de Dios el don de los hijos y nada más hermoso que sembrar en sus corazones, todos los días, lo bello, lo bueno, lo verdadero y noble, la fe. Sus hijos son un don y el preocuparse por ellos, así como de su educación en alianza estrecha con el colegio, es una responsabilidad gozosa”. 

A los alumnos los exhortó a que “aprovechen este tiempo de colegio no solo para adquirir conocimientos sino también para fortalecer sus personalidades, cultivando virtudes y valores que los lleven a encontrar la felicidad y libertad plenas. San Ignacio de Loyola lo aprendió al mirar a Jesús, al conocerle, amarle y servirle. Imítenlo y configuren su vida con Cristo que es el único que tiene palabras que resisten al desgaste del tiempo y se proyectan hacia la vida eterna. Por qué Jesús es el único que responde a esas ansias de felicidad que tiene el hombre, porque sólo Él puede responder a esas preguntas tan importantes que te haces hoy acerca de ti y del sentido de tu vida”. 

“Agradezco a la Compañía de Jesús por estos 60 años de ininterrumpida labor educativa en Piura y por el bien que ha hecho en el pasado y en el presente. 60 años de vida institucional para mayor gloria de Dios y para en todo amar y servir. Sigan formando hombres cristianos para los demás. Es un hermoso detalle del Señor el que este aniversario coincidiera con la fiesta que hoy celebramos. No olviden que a Juan el Bautista lo mataron por dar testimonio de Jesús y ese es un punto muy importante que debe tener toda institución educativa, crecer en el conocimiento y el anuncio de la verdad, verdad que se encuentra únicamente en la persona de Cristo”, concluyó Monseñor Eguren.

Historia del Colegio San Ignacio de Loyola 

En el año de 1956, el Ingeniero Rómulo Franco Calle, ex alumno jesuita del Colegio de La Inmaculada de Lima, comenzó a gestionar ante el P. Torrijos, Provincial Jesuita de aquel entonces, la presencia de la Compañía de Jesús en la ciudad de Piura. En el Palacio Episcopal de Piura, un 30 de agosto de 1958, se reunieron las principales autoridades civiles y eclesiásticas de nuestra ciudad, suscribiendo el acta de fundación por la que se creó oficialmente el colegio con el nombre de “San Ignacio de Loyola”. 

El 1 de abril de 1959 se inició el año escolar. Era el tercer colegio religioso que surgía en Piura. Todo el personal eran sacerdotes. Pronto el 6 de abril se inaugura la sección nocturna de primaria dirigida para alumnos de escasos recursos de nuestra ciudad. El 2 de junio de ese año se inicia la construcción del local actual del colegio, en un terreno de 4 hectáreas de la hacienda Miraflores. El 4 de abril de 1960 se inicia oficialmente el año escolar en el nuevo local.

sábado 8 septiembre, 2018