“COMO EL SEÑOR SALGAMOS HOY AL ENCUENTRO DE LOS DEMÁS”

Santa Misa con el Señor de los Milagros

18 de octubre de 2018 (Oficina de Prensa).- Con profunda fe, recogimiento y fervor, gran cantidad de fieles devotos del “Cristo de las Maravillas” se congregaron la mañana de hoy en el atrio de la Basílica Catedral de Piura, para participar en la Santa Misa en honor al Señor de los Milagros, la cual fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y concelebrada por muchos sacerdotes de nuestra Arquidiócesis. Terminada la celebración eucarística la venerada imagen de nuestro Cristo Moreno inició su tradicional recorrido procesional en hombros de nuestro Arzobispo junto a los directivos y miembros de la Hermandad.

Al iniciar su homilía, nuestro Arzobispo dijo: “Hermanos y hermanas, nosotros a diferencia de los judíos del evangelio, sí creemos en el testimonio del Padre que tanto nos amó que entregó a su Hijo único para que todo el que crea en Él tenga vida eterna. Nosotros sí creemos en el testimonio de Cristo, que habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo los amó hasta el extremo. Nosotros sí creemos en el testimonio del Espíritu Santo y por eso estamos hoy aquí reunidos como hermanos, no solo en Piura sino a lo largo y ancho de todo el Perú, en torno a la milagrosa imagen de nuestro Señor de los Milagros”.

Señor de los Milagros ayúdanos a construir un Perú más unido, justo y reconciliado

“Hay un primer mensaje que nos deja este día -continuó Monseñor Eguren –: Si nos duele ver en los actuales momentos un país enfrentado y dividido, es muy consolador ver que el Señor desde su trono, que es la cruz, nos atrae a todos los peruanos para unirnos en su amor y para ayudarnos a superar cualquier división. El gran mensaje de Octubre es que sólo unidos a Él podremos construir nuestra fraternidad y solidaridad. Hay que comprender entonces que nuestra fe cristiana y católica es la clave para lograr la unidad que tanto necesitamos en los actuales momentos. Sólo con Jesús será posible construir ese Perú unido, justo y reconciliado que todos anhelamos”.

Como el Señor de los Milagros, salgamos al encuentro de los demás

“Hoy, el Señor sale a recorrer nuestras calles y plazas para derramar en abundancia su bendición sobre todos y cada uno de nosotros, sobre nuestros hogares y centros de trabajo, sobre los ancianos, enfermos, jóvenes y niños. Los invito a que cada uno con confianza le abra su corazón y le pida por sus intenciones y necesidades. Para Él no hay nada imposible, así lo atestiguan siglos de esta hermosa devoción al Señor de los Milagros, que también ha recibido el bello nombre de Cristo de las Maravillas. Hoy el Señor nos dice: «Basta con que tengas fe. No dejes que los problemas de la vida te hundan en el pesimismo, la desesperanza o el desánimo, porque para Mí no hay nada imposible»”, señaló nuestro Pastor.

“Queridos hermanos, el Señor nos ama tanto que sale a visitarnos, viene a nuestro encuentro, viene en nuestra búsqueda. Como propósito de este día de procesión hagamos también nosotros el compromiso de salir en busca de los demás, especialmente de los más pobres y necesitados, de los descartados y de aquellos que sufren soledad. Como nos ha dicho San Pablo, tengamos los mismos sentimientos de Cristo, es decir, su mismo amor hecho compasión por los demás. Jesús sale a visitarnos pero nos deja esta misión: que cada uno de nosotros visitemos con amor a un hermano -puede ser un familiar, un enfermo, un preso, un migrante  venezolano que ha llegado a nuestra ciudad, un compañero de trabajo o de estudio, alguien que esté necesitado de nuestra compañía, consejo y misericordia- para hacerle sentir junto  con el calor de nuestro afecto, el amor del Sagrado Corazón de Jesús. Que María Santísima nos bendiga a todos y que unidos en torno al Señor de los Milagros seamos instrumentos de comunión y fraternidad. Como el Señor de los Milagros, salgamos hoy al encuentro de los demás”.

Al concluir la Santa Misa Monseñor Eguren rezó con devoción y fervor esta oración:

ORACIÓN AL SEÑOR DE LOS MILAGROS

Señor de los Milagros, te consagramos nuestras familias. Consérvalas en armonía y unidad, ilumínalas con tu presencia, santifícalas con tu amor. Bendice a nuestros ancianos, enfermos, niños y jóvenes.

Acoge con bondad todas nuestras preocupaciones, necesidades e intenciones. Sana nuestras enfermedades y dolencias. Líbranos de Satanás, de sus perversidades y asechanzas, así como de todo mal y peligro y de aquellos que quieren hacernos daño.

Defiende la santidad del matrimonio entre un hombre y una mujer, único fundamento de la familia.

Destierra del mundo el crimen abominable del aborto y vela para que seamos valientes defensores de la vida humana desde su concepción hasta su fin natural.

Tú que eres el Patrono de los migrantes peruanos, vela por ellos, ayúdalos en sus problemas y desde tu Cruz dales tu aliento, tu misericordia y esperanza. Asimismo, danos tus entrañas de misericordia para acoger a nuestros hermanos venezolanos que llegan a nuestra tierra. Que seamos generosos y solidarios con ellos, y que podamos construir una sociedad donde nadie se sienta extranjero. 

Fecunda con tu bendición nuestro trabajo y concédelo al que no lo tiene y lo busca con necesidad para llevar un sustento digno a la mesa de su hogar.

Anima a nuestros jóvenes para que se comprometan generosamente contigo en tu Iglesia, y que no tengan miedo de ir contracorriente frente a un mundo que les propone falsos caminos de felicidad, como son el tener, el poder y el placer impuro. 

Haz que nuestra querida Arquidiócesis se vea bendecida con el aumento de nuevas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

Señor de los Milagros, apóyanos en nuestros esfuerzos por alcanzar una real reconstrucción moral y material de Piura. Para ello ilumina y fortalece a nuestras autoridades actuales y a las nuevas que han sido elegidas, para que impulsadas por el bien común pongan todo de sí para que las obras que tanto necesitamos se realicen en beneficio de todos, pero especialmente de los más pobres y de los damnificados.

Finalmente, bendice al Papa Francisco, que tu Espíritu de Sabiduría lo ilumine en su misión de Sucesor de Pedro. Que tu misericordia le proteja de todo mal y lo conforte. Que el testimonio y la adhesión de tus fieles le anime en su misión, y que la tierna presencia de María Santísima sea para él señal de tu amor.

Que así sea. Amén.

jueves 18 octubre, 2018