CARTA DEL ARZOBISPO METROPOLITANO DE PIURA CON OCASIÓN DE LA SOLEMNIDAD DE NUESTRA SEÑORA DE LA MERCEDES DE PAITA

Muy queridos hermanos y hermanas en el Señor Jesús y María Santísima, que es para nosotros Nuestra Señora de las Mercedes:

Quiero hacerles llegar a todos mi más sincero saludo en el día en que celebramos a “Nuestra Señora de las Mercedes”, Madre y Reina de Paita y de toda nuestra Región Piura. Me encuentro estos días participando junto con el Papa Francisco y con muchos Obispos del mundo, en el VIII Encuentro Mundial de las Familias, en mi condición de Presidente de la Comisión Episcopal de Familia del Perú. Espiritualmente estoy muy unido a todos ustedes y ruego perdonen mi ausencia en esta ocasión.

Postrado espiritualmente delante de nuestra adorada “Mechita” deseo dirigirle a Ella, Madre de todas las mercedes, algunas súplicas y les pido a todos ustedes que se unan a mis ruegos con su oración ferviente. Ella que es Madre de Misericordia sabrá acogerlas y rogar ante su Divino Hijo para que nos alcance su favor.

Por la paz social y la seguridad ciudadana en Piura y el Perú

En primer lugar le pido a la “Mechita” que nos ayude a desterrar toda forma de violencia en Piura y en el Perú, siempre anti evangélica. Que los peruanos aprendamos a vivir en paz,  fraternidad y reconciliación.

Que cuando haya reclamos que hacer se usen los medios legítimos de un Estado democrático como el nuestro, como son la vía del diálogo y del respeto mutuo, que excluye toda forma de violencia. Que con el esfuerzo de todos forjemos un Perú con un orden social cada vez más justo donde se corrijan los desequilibrios y desproporciones sociales. Un país donde cada persona y cada familia puedan tener con dignidad el pan cotidiano para el cuerpo y el pan para el espíritu, así como fuentes de trabajo dignas y estables. En definitiva, un Perú que sea cada vez más una mesa para todos, de manera que juntos vivamos con gratitud a Dios, con justicia y paz, con alegría y esperanza.

Asimismo te ruego “Mechita”, bendita siempre bendita, entre todas las mujeres en los designios de Dios, que nos ayudes frente a la ola de inseguridad ciudadana en la que vivimos. Tú con la herida en tu cuello y con tu cetro de majestad, eres la vencedora de Satanás y de todos sus secuaces,  es decir, de todos los agentes de iniquidad.

Hoy en día en que la seguridad ciudadana es una de los problemas que más nos afligen, volvamos nuestra mirada a la Virgen y pidamos su intercesión y ayuda maternal para vernos libres de todos los males, especialmente de la delincuencia común y del crimen organizado; del narcotráfico y de los remanentes del terrorismo. Vencedora ayer de piratas y corsarios, “La Mechita” nos ayudará hoy en la lucha contra el mal y en la victoria sobre aquellos que se empeñan en arruinar nuestra tierra (ver Ap 11, 18).

Por la familia y los Niños por nacer

En segundo lugar le pido a nuestra Madre de todas las mercedes, por la familia y por los Niños por nacer. Desde aquí mi pedido a Nuestra Señora de las Mercedes que bendiga a las familias del Perú, especialmente a las de Paita, Piura y Tumbes.

A las familias les digo: ¡Familia se lo que debes ser!  Sé esa comunidad donde se viva el amar; donde los esposos se amen con amor fiel y cuiden de sus hijos y los hijos amen y respeten a sus padres. Sé esa comunidad donde se cultiven las virtudes como la responsabilidad, la generosidad, la honradez y la fraternidad. Donde la fe cristiana y católica se transmita de padres a hijos para que estos últimos descubran la belleza de lo que significa ser cristiano. Donde se acoja con alegría y se defienda con decisión a toda vida por nacer así como a nuestros niños, jóvenes, ancianos y enfermos. Nunca hay que olvidar que la familia está  fundada sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer, en una unión de vida que se ordena por su misma naturaleza al bien de los esposos y a la generación y educación de los hijos.

Ante las grandes presiones que buscan legalizar el crimen abominable del aborto en el Perú, hoy le pido a nuestra “Mechita” que lleva en una de sus manos la imagen de un Niño por nacer,  que no lo permita. Que no permita el asesinato de vidas inocentes en los vientres maternos, vidas que tienen tanto derecho a vivir como nosotros, como tú y yo.

Junto con María, Madre de Aquel que es la Vida misma, digamos: ¡No al aborto! ¡Nada justifica el aborto, nada justifica la muerte de un inocente en el vientre materno! Seamos defensores de los “concebidos no nacidos” que son los más pobres entre los pobres, porque ni siquiera tienen voz para reclamar su derecho a la vida.

Hoy bajo el falso derecho a decidir, hay presiones en el Perú para aprobar el aborto por violación. Queridos hermanos: No es progresista resolver un problema eliminando una vida que es sagrada desde su concepción. En una violación a donde siga la concepción hay dos víctimas que proteger y cuidar: la madre y su hijo. No castiguemos al niño inocente matándolo sino castiguemos al violador. Nadie puede ser discriminado por la forma como ha sido concebido. De otro lado el aborto no va a solucionar el problema de una violación a la que siga una concepción, no va a sanar a la mujer, sino que le añadirá al dolor de la violación, la herida imborrable del aborto. Más bien debemos crear las condiciones para que las mujeres embarazadas en situación de crisis, encuentren en nosotros acogida y acompañamiento para llevar adelante su embarazo con la alegría de saberse amadas.

Ante el eventual Fenómeno del Niño

Finalmente le pido de todo corazón a nuestra adorada “Mechita” que cubra con su manto maternal y que proteja a toda nuestra Región Piura y a nuestro Norte peruano.

Nuestra Señora de las Mercedes, bendita siempre, bendita: Aleja de nosotros el peligro de un Fenómeno del Niño extremadamente severo o extraordinario que pueda sembrar muerte y destrucción, atraso y más pobreza. Más bien alcánzanos de tu Divino Hijo, Jesucristo Nuestro Señor, un tiempo sereno con suficiente lluvia, tan necesaria para nuestra subsistencia y para la fecundidad de nuestros campos y sobrevivencia de nuestro ganado. Para ello te rezamos con fervorosa fe y devoción filial:

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien líbranos siempre de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén.

Concluyo diciéndoles que no hemos disminuido en nuestros  esfuerzos por hacer realidad la restauración del Santuario de nuestra Madre. Actualmente el Gobierno Regional Piura viene trabajando en el expediente técnico de las obras a realizar. Pidamos para que cuanto antes, éstas puedan comenzar.

Con mi afectuosa bendición pastoral que hago extensiva a sus familias y poblaciones, pide sus oraciones.

San Miguel de Piura, jueves 24 de septiembre de 2015
Solemnidad de Nuestra Señora de la Merced

jueves 24 septiembre, 2015