COMUNICADO – UNION CIVIL ENTRE PERSONAS DEL MISMO SEXO

El Arzobispo Metropolitano de Piura, ante el proyecto de ley denominado "Unión Civil entre personas del mismo sexo", se dirige a los fieles católicos de Piura y Tumbes y a la opinión pública en general para manifestar lo siguiente:

1. La propuesta de unión civil entre homosexuales distorsiona la verdadera identidad de la familia y contradice la finalidad del matrimonio tal como se encuentra protegido por los artículos 4 y 5 de la Constitución Política de la República del Perú. Sus defensores invocan el derecho a la igualdad, pero olvidan la realidad de las innegables y naturales diferencias preciosas y complementarias entre hombre y mujer.

2. El proyecto de ley de unión civil homosexual que se viene promoviendo ante el Congreso de la República atribuye a las “uniones civiles” los elementos jurídicos típicos del matrimonio. Por lo que más allá de la denominación de la norma, se pretende equiparar ambas situaciones y se estaría comenzando a introducir en el Perú el matrimonio homosexual con la posibilidad de adoptar niños.

3. Los católicos somos conscientes de que todas las personas tenemos iguales derechos y rechazamos cualquier forma de discriminación. El Papa Francisco acaba de decir que “si una persona homosexual tiene buena voluntad y busca a Dios, yo no soy quien para juzgarlo”. El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que las personas homosexuales “deben ser acogidas con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará, respecto a ellas, todo signo de discriminación injusta” (n. 2358). Sin embargo, también sabemos que en la búsqueda de la verdadera justicia es indispensable respetar las innegables diferencias naturales y complementarias entre el hombre y la mujer.

4. Como Pastor de la Iglesia en Piura y Tumbes, reafirmo mi amor y solicitud por todos los peruanos. Recuerdo que las puertas de la Iglesia siempre están abiertas. Invito a todos los peruanos a comprometer sus mejores esfuerzos en la construcción de una sociedad justa y pacífica, en la que se respete la dignidad de cada persona y los elementos propios de la naturaleza humana. Al mismo tiempo, invito a los miembros del Congreso de la República a no precipitarse aprobando una norma reñida con el sentir mayoritario de los peruanos a quienes ellos representan.

San Miguel de Piura, 7 de abril de 2014

 

 

 

martes 21 octubre, 2014