NOTA EXPLICATIVA DEL ARZOBISPADO DE PIURA SOBRE EL DERECHO AL PARO O A LA HUELGA

Con alguna frecuencia se anuncian o realizan en nuestra Región Piura diversas paralizaciones y se pregunta cuál es la posición de la Iglesia sobre ellas.

Al respecto la Doctrina Social de la Iglesia enseña lo siguiente:

  1. Reconoce el recurso al paro o a la huelga como un medio legítimo para lograr un claro bien que ha sido conculcado o denegado, pero a la vez afirma que éste es un medio extremo que debe realizarse con prudencia y con las debidas condiciones y en los justos límites.[1]
  1. Las debidas condiciones son las siguientes:
  • Que se hayan agotado todas las instancias de diálogo posible para llegar a un buen entendimiento entre las partes, y que sea el último recurso para la defensa de los derechos y el logro de las justas aspiraciones de los trabajadores o pobladores.
  • En este caso la huelga o paro debe hacerse según las leyes justas del país de tal modo que el mal que ocasiona sea siempre menor que el bien que busca, y que no provoque ni injusticias, ni abusos, ni violencias. Cuando se realiza debe hacerse siempre pacíficamente.
  1. De otro lado sus justos límites son los siguientes:
  • El paro o huelga no debe extenderse a los servicios esenciales porque el bien común está por encima del bien particular. Asimismo no debe afectar los derechos de los demás.
  • No debe usarse o instrumentalizarse para fines políticos porque ello desnaturaliza la finalidad de la defensa laboral o ciudadana.
  1. Finalmente la Iglesia, fiel a la misión recibida del Señor Jesús, promueve siempre la cultura del dialogo, la unidad, el entendimiento, y ofrece su capacidad de mediación para resolver cualquier conflicto.

San Miguel de Piura, 03 de julio de 2018.

OFICINA DE PRENSA Y COMUNICACIONES

 

[1] Ver San Juan Pablo II, Encíclica Laborens Exercens, n. 20.

martes 3 julio, 2018