MAR HUMANO EN MISA Y PROCESIÓN POR LA GRAN SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI

Se inauguró el Año Jubilar Arquidiocesano 2014 – 2015 

22 de junio (Arzobispado de Piura).- Un mar humano de fieles se volcó a las calles de nuestra Ciudad de San Miguel de Piura para rendir público testimonio de su fe y amor a Jesús Eucaristía durante la Misa y Procesión en el día grande de Corpus Christi. Agitando banderas blancas y amarillas (colores del Vaticano), arrojando perfumados pétalos de flores y entonando himnos eucarísticos, los piuranos expresaron su profunda fe y adoración a la presencia real de Cristo en la Hostia Santa. Más de 50 alfombras de flores adornaron el recorrido procesional así como diversos fuegos artificiales. A su paso en el coche eucarístico, Jesús Hostia derramó su bendición sobre las familias, los niños, los jóvenes, los ancianos y los enfermos, así como sobre nuestra Ciudad y Región. Desde Paita, Nuestra Señora de las Mercedes, nuestra querida “Mechita”, vino para acompañarnos y enseñarnos una vez más a reconocer y amar la presencia de su Divino Hijo en este milagro de amor que es la Eucaristía. Ella “Mujer Eucarística”, nos educa también a acoger a Jesús en cada comunión eucarística con un corazón limpio y rebosante de amor.

 La Santa Misa y la Procesión estuvieron presididas por el Señor Nuncio Apostólico en el Perú, Excelentísimo Monseñor James Patrick Green, quien especialmente llegó a nuestra Ciudad para esta celebración. Concelebraron nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., y un gran número de sacerdotes de nuestra Arquidiócesis.

En su homilía el Excelentísimo Monseñor James Patrick Green reflexionó sobre la importancia de la celebración del Año Jubilar Arquidiocesano: “Mientras estamos celebrando los 75 años de existencia de esta Arquidiócesis, la historia de la Iglesia en Piura se remonta mucho más lejos aún. En esta Solemnidad del Corpus Christi, damos las gracias a nuestro Señor Eucarístico por las innumerables bendiciones que Dios ha derramado sobre el Perú a través de Piura. Agradecemos el trabajo de tantos misioneros, hombres y mujeres, que con gran sacrificio personal abandonaron sus hogares y países para llevar el Evangelio a estas tierras. También agradecemos a nuestros padres, a nuestros abuelos, y a todos aquellos que nos han precedido, trasmitiendo su fe católica a todos los reunidos en esta plaza esta noche”.

 Luego el Señor Nuncio exhortó a los fieles presentes sobre la Fiesta del Corpus Christi: “Esta tarde adoramos al Señor Jesús, presente en la Sagrada Eucaristía. Creemos que en la Eucaristía está Él presente en cuerpo y sangre, alma y divinidad. Creemos esto porque Él nos lo dice. Él nos dice: “Este es mi Cuerpo”, “Esta es mi Sangre”. Sus palabras son suficientes para nosotros. Él es Dios, y Él nos dice la verdad. Ante un misterio tan grande, no hay nada mejor que podamos hacer que ponernos delante de Él y darle gracias por un regalo tan grande. Sí, le damos las gracias: le damos gracias con nuestras palabras, le damos gracias con nuestra fe; le damos gracias con nuestras vidas”.

Antes de finalizar su homilía Monseñor Patrick Green encomendó a la Madre de Jesús, nuestra “Mechita” que nos ayude en nuestro camino, como hermanos y hermanas de su Hijo, y “que invoquemos su intercesión para que bendiga a nuestros sacerdotes y religiosos, a nuestras familias y a los niños, a nuestros ancianos y a nuestros enfermos. También le pedimos que cubra a esta Arquidiócesis de Piura con el manto de su amor maternal, para que nuestra Iglesia siga creciendo vigorosamente en su anuncio de Jesús, nuestro Señor Eucarístico, el Salvador del Mundo”.

 Al inicio de la Misa, Monseñor Eguren expreso su saludo de bienvenida al Señor Nuncio con estas palabras: “Sea bienvenido Señor Nuncio a esta cálida Piura no sólo cálida por su eterno sol, sino por su profunda fe cristiana y católica y por el cariño y amistad de sus gentes. Le agradecemos profundamente su presencia que hace cercano entre nosotros al Santo Padre Francisco a quien le pedimos transmita nuestros sentimientos de filial adhesión y amor. Gracias por estar aquí en este día de Corpus Christi con que iniciamos llenos de ilusión nuestro Año Jubilar Arquidiocesano para celebrar el 2015 los 75 Años de la Iglesia que peregrina por Piura y Tumbes. Hoy queremos confesar que sin la Eucaristía no podemos anunciar la alegría del Evangelio. Que sin Eucaristía no podemos aspirar a ser Iglesia, donde resplandezca, la integridad de la fe, la santidad de las costumbres, la caridad fraterna y la religión auténtica.

Al comienzo de la Misa, la Alcaldesa Provincial de Piura, Sra. Ruby Rodríguez Vda. de Aguilar, declaró huésped ilustre al Señor Nuncio Apostólico y le entregó la llave de oro de la Ciudad de San Miguel de Piura. De nuestra parte nuestro Arzobispo le entregó como obsequio una imagen en fina piedra de Huamanga de San José Patrono de la Iglesia universal.

Participaron de esta gran solemnidad las principales autoridades políticas de nuestra Región como el Lic. Javier Atkins Lerggios, Presidente Regional; la Sra. Alcaldesa Distrital de Castilla, Sra. Violeta Ruesta de Herrera; los altos mandos militares y policiales como el Señor Mayor General FAP Jorge Luis Briceño Herrera, Comandante General del Ala Aérea Nº 1; Señor Contralmirante AP Edgar Salas Roncagliolo, Comandante General de la Primera Zona Naval; Señor Coronel PNP Edward Rando Espinoza López, Director de la Primera Dirección Territorial Policial, entre otros.

 

domingo 22 junio, 2014