COMUNICADO POR LA QUERELLA INTERPUESTA POR MONSEÑOR EGUREN POR DIFAMACIÓN

COMUNICADO ANTE LAS AFIRMACIONES REALIZADAS POR EL Sr. PEDRO SALINAS SOBRE LA QUERELLA INTERPUESTA EN SU CONTRA POR EL ARZOBISPO DE PIURA MONSEÑOR JOSÉ ANTONIO EGUREN ANSELMI POR DIFAMACIÓN

  1. El 10 de mayo de 2016 el Sr. Salinas denunció a Monseñor Eguren ante la Fiscalía Penal de Lima por los delitos de secuestro, lesiones graves y asociación ilícita, atribuyéndole haber creado una organización criminal para captar menores de edad, eliminar su voluntad y someterlos a diversas prácticas vejatorias. La Fiscalía archivó la denuncia en doble instancia, indicando que los actos atribuidos a Monseñor Eguren no configuran los delitos denunciados y que una investigación no se puede sostener en meras sindicaciones sin pruebas.
  2. El 20 de enero de 2018 el Sr. Salinas publicó en el sitio web www.lamula.pe un post titulado: “El Juan Barros peruano”, en el que volvió a atribuir a Monseñor Eguren haber tomado parte de las prácticas abusivas realizadas al interior del Sodalicio. Indicó, además, que diversos reportajes lo señalaban como presuntamente implicado en casos de tráficos de terrenos en la ciudad de Piura. El 24 de enero de 2018, el Sr. Salinas fue entrevistado en “Ideele Radio”, en donde reiteró ambas afirmaciones.
  1. Monseñor Eguren procedió a enviar al Sr. Salinas una carta notarial de rectificación el 20 de marzo de 2018. En cuanto a las afirmaciones de abusos, le recordó el pronunciamiento fiscal en doble instancia. En cuanto a las acusaciones de tráfico de tierras en Piura, le informó que no ha existido, ni existe en Piura, investigación alguna por tráfico de tierras en su contra, precisándole los puntos cuestionables de la investigación periodística en la que se apoyaba.
  1. Como respuesta, el 22 de marzo de 2018, el Sr. Salinas publicó en el portal de www.lamula.pe un nuevo post bajo el título: “La carta del sodálite Eguren”. En dicha publicación, reiteró sus afirmaciones de abuso y tráfico de tierras, sin realizar la menor rectificación o precisión. El 15 de abril de 2018 publicó en el portal www.lamula.pe y en el diario “La República” el post titulado: “Cacógrafos que van a misa”, en el que, entre otras afirmaciones ofensivas dice, “¿Quién se ha creído este señor? ¿Porque es obispo y billetón le vamos a tener miedo? ¿Los arzobispos son incuestionables? ¿Sobre todo cuando han sido parte de la cúpula de una organización opresiva como el Sodalitium?
  1. Monseñor Eguren decidió poner el caso en manos de un juez con la finalidad de que decida si el proceder del Sr. Salinas está afectando indebidamente su honor. Por eso, el 2 de julio de 2018, interpuso una querella penal por delito de difamación agravada en la Corte Superior de Justicia de Piura.
  1. Cuando el Sr. Salinas tomó conocimiento de la querella, convocó a una conferencia de prensa y dio varias entrevistas en diversos medios de comunicación, realizando también una publicación al respecto en el diario “La República” el día 19 de agosto de 2018. Lejos de defender su posición, el Sr. Salinas sostiene una serie de imprecisiones sobre la querella que deben ser aclaradas:

– Dice que la querella es enrevesada y que no precisa los hechos que se consideran difamatorios. Sin embargo, la querella precisa cada una de las imputaciones ofensivas con la respectiva indicación de la publicación o la entrevista en las que se han hecho.

– Dice que Monseñor Eguren le está querellando por haber dicho que formó parte de la “generación fundacional” del Sodalicio, lo que no se ajusta a la verdad. Lo que se discute, más bien, es que de ese dato (común con el Sr. Salinas) afirme que Monseñor Eguren es ideólogo, autor y encubridor de las prácticas abusivas que unas personas desarrollaron al interior del Sodalicio.

– Dice que sus afirmaciones sobre la vinculación de Monseñor Eguren con el tráfico de tierras en Piura, las ha hecho sobre la base de dos investigaciones serias: el reportaje “The Sodalitium Scandal” y el libro “El origen de la hidra” de Charlie Becerra. Sin embargo, la única imputación que el referido reportaje tiene contra Monseñor Eguren es la del Sr. Samuel Alberca, quien sostiene que, cuando se dedicaba a la extorsión, se reunió con Monseñor Eguren en la iglesia del Santísimo Sacramento y que ahí le ofreció 3 millones de dólares por usurpar unas tierras y que no aceptó esa oferta porque eran “las lágrimas de los pobres”. El Sr. Alberca cuenta con un reporte de más de 15 páginas por investigaciones penales en la Fiscalía de Piura y con varios ingresos a prisión por robo, extorsión y homicidio. Esa declaración ha sido desmentida, además, por el párroco de la iglesia del Santísimo Sacramento. En cuanto al libro del Sr. Charlie Becerra, ese libro no le atribuye a Monseñor Eguren ningún acto específico de tráfico de tierras.

– En cuanto a la pena y la reparación solicitada, el Sr. Salinas dice que Monseñor Eguren quiere meterlo en prisión tres años y que pague S/. 200,000 soles de reparación civil. En cuanto a la pena, debe decirse que esa pena no es el deseo de Monseñor Eguren, sino la que el legislador penal ha previsto para el delito de difamación agravada.

Y en cuanto a la reparación civil, el Sr. Salinas omite decir que, en el mismo escrito de querella, se ha procedido a donar ese monto al “Centro de Reposo de San Juan de Dios de Piura”.

– Dice también que es sospechoso que la querella se haya presentado en Piura, donde Monseñor Eguren y su abogado son personajes influyentes. Sin embargo, la razón por la que la querella se presenta en Piura es porque el artículo 21.1 del Código Procesal Penal establece que debe ser conocida por el juez del lugar donde se cometió el delito, y el artículo 5 del Código Penal establece que el lugar del delito es en el que el autor ha actuado o en el que se producen sus efectos. Dado que el Sr. Salinas ha difundido sus publicaciones y concedido las entrevistas por internet, los efectos lesivos del honor se han producido en la ciudad de Piura, en donde Monseñor Eguren reside y realiza su actividad pastoral.

– Por último, el Sr. Salinas ha dicho que la querella presentada por Monseñor Eguren es un atentado contra la libertad de expresión. Esa afirmación desconoce que no hay ningún derecho absoluto, sino que el ejercicio de la libertad de expresión no puede soslayar el derecho al honor y la buena reputación de las personas (Acuerdo Plenario N° 3-2006). Por lo tanto, todo ciudadano tiene el derecho a querellar en defensa de su honor ante expresiones que considera difamantes. Cuando el Sr. Salinas denunció a Monseñor Eguren en el año 2016 por delitos de secuestro, lesiones graves y asociación ilícita, Monseñor Eguren nunca alegó una violación de sus derechos. Dejó que el Sr. Salinas pusiese en consideración de la Fiscalía si efectivamente había cometido los delitos que le imputaba en relación con los abusos cometidos al interior del Sodalicio.

Monseñor José Antonio Eguren ha decidido dejar en manos de los tribunales judiciales la decisión de si la actuación del Sr. Salinas lesiona injustamente su honor. Por esta razón, no hará conferencias de prensa, ni concederá entrevistas que puedan entorpecer la decisión que, independientemente, le corresponde tomar al Poder Judicial. La razón por la que ha decidido hacer este comunicado es por todas las afirmaciones falsas o imprecisas que el Sr. Salinas, no sabemos con qué finalidad, ha propalado en diversos medios de comunicación.

San Miguel de Piura, 24 de agosto de 2018

OFICINA DE PRENSA Y COMUNICACIONES

viernes 24 agosto, 2018