ARZOBISPO DE PIURA CONVOCA A CAMPAÑA DE ORACIÓN ANTE POSIBLE FENÓMENO DE EL NIÑO

Carta con ocasión de la Conclusión del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano

8

19 de Septiembre de 2015 (Oficina de Prensa).- Con una emotiva carta dirigida a todos los fieles de la Arquidiócesis de Piura y Tumbes, nuestro Pastor, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V, agradece al pueblo católico por su fervorosa y multitudinaria participación durante el reciente X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano realizado en nuestra Ciudad.

Nuestro Arzobispo participará junto al Papa Francisco en los próximos días del VIII Encuentro Mundial de las Familias a realizarse en Filadelfia – Estados Unidos, y desde ya nos exhorta a iniciar una Campaña de Oración al Señor por medio de María para pedir que el posible Fenómeno del Niño no sea severo ni extraordinario: “En la inauguración del Congreso Eucarístico les pedí a todos que rogáramos al Creador, para que aleje de nosotros el peligro de un Fenómeno del Niño extremadamente severo o extraordinario que pueda sembrar muerte y destrucción, y que más bien nos conceda la gracia de un tiempo sereno con suficiente lluvia, tan necesaria para nuestra subsistencia y para la fecundidad de nuestros campos y sobrevivencia de nuestro ganado. Este pedido recibió la adhesión inmediata de todos los que colmaban las tribunas de nuestro Estadio Miguel Grau de Piura con sus espontáneos aplausos. Por ello vuelvo a pedirles que a través de nuestra oración al Señor por medio de Santa María sigamos pidiendo por esta intención y que lo hagamos rezando personal, familiar y comunitariamente”.

 Carta del Arzobispo Metropolitano a toda la Iglesia Arquidiocesana de Piura y Tumbes con ocasión de la Conclusión del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano

 (Para leer en todas las Misas del Domingo XXV del Tiempo Ordinario
Domingo 20 de septiembre de 2015)  

Muy queridos hermanos y hermanas en el Señor Jesús, el Pan vivo que da la vida al mundo:

Con alegría me dirijo a ustedes a un mes de la clausura del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano, para juntos elevar nuestra oración agradecida a Dios-Amor por medio de Santa María nuestra Madre, por el don inmenso de este gran evento eclesial de tanta trascendencia para Piura, Tumbes y el Perú entero. Del 13 al 16 de agosto pasado, dimos un maravilloso y multitudinario testimonio de nuestra fe cristiana y católica en el marco de nuestro Año Jubilar por los 75 años de la creación de nuestra Iglesia particular de Piura y Tumbes. Mi profundo agradecimiento a todos los que contribuyeron con sus oraciones, ofrecimientos, generosidad y trabajo esforzado por hacer posible los días que hemos vivido. Gracias a las autoridades regionales y locales de Piura y Tumbes, a los sacerdotes, consagrados y consagradas de mi Arquidiócesis, a las hermandades, a los laicos, a las empresas e instituciones que con gran generosidad colaboraron por hacer realidad un acontecimiento de gracia y bendición para nuestra Región Norte y para el Perú entero.

Los piuranos y tumbesinos fuimos capaces de demostrar que cuando ponemos al Señor Jesús, a María Santísima y a nuestra fe cristiana y católica en el centro de nuestras vidas somos capaces de unirnos para hacer cosas grandes. Siempre unidos a Jesús por María, podemos alcanzar lo que humanamente es inalcanzable.

Gracias Señor por el don de la Eucaristía y de María

Nuestro Congreso Eucarístico fue ocasión preciosa para celebrar dos prodigios del amor de Dios que se entrelazan entrañable y devotamente: La Eucaristía y la Maternidad divina y espiritual de Santa María. Nunca hay que olvidar que vivir la Eucaristía nos exige acoger a María como Madre y que nuestras celebraciones eucarísticas nos deben siempre conducir a escuchar la voz de Jesús que desde el Altar, memorial de la Cruz, nos dice: “Ahí tienes a tu madre” (Jn 19, 26-27).

Los días vividos fueron días jubilosos donde los niños, los jóvenes, los ancianos y enfermos, así como nuestros hermanos encarcelados y las familias, profesaron públicamente su fe en la Eucaristía ya que el Señor Jesús no vino a este mundo para darnos algo sino para darse Él a sí mismo, como alimento de vida eterna para quienes tienen fe en Él; y ésta comunión nuestra con el Señor nos compromete a nosotros, sus discípulos del tercer milenio, a imitarlo, haciendo de nuestra vida, por medio de nuestras actitudes de amor fraterno, un pan partido para los demás, como el Maestro partió el pan que es realmente su carne.[1]

Fueron días benditos donde el Pueblo de Dios agradeció al Señor el tesoro más grande que le ha dejado: la Sagrada Eucaristía, misterio que contiene todo el bien espiritual de la Iglesia, ya que contiene al mismo Cristo, nuestra Pascua y Pan de Vida. Renovamos así nuestra fe en el Señor Jesús, realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar, y la conciencia de que no hay posibilidad de alcanzar un nuevo impulso y vigor en la vida cristiana sin la Eucaristía, es decir, no hay posibilidad de santidad y de plena fecundidad evangelizadora sin ella. Como bien decía San Juan Pablo II: “Todo compromiso de santidad, toda acción orientada a realizar la misión de la Iglesia, toda puesta en práctica de planes pastorales, ha de sacar del Misterio eucarístico la fuerza necesaria y se ha de ordenar a él como a su culmen”.[2]

Al inicio del tercer milenio cristiano, los discípulos y misioneros del Señor Jesús, estamos llamados a caminar con un renovado ánimo y aliento dando testimonio visible y convincente de nuestra fe. Para ello necesitamos centrar nuestras vidas en Cristo nuestro Señor, a quien tenemos que conocer, amar y seguir más de cerca. Para ello nos es imprescindible la Eucaristía, porque en ella, “tenemos a Jesús, tenemos su sacrificio redentor, tenemos su resurrección, tenemos el don del Espíritu Santo, tenemos la adoración, la obediencia y el amor al Padre”.[3]

Fueron jornadas de gracia en que hicimos de la celebración de la Eucaristía el centro y el culmen a la que se dirigen todos los actos y los diversos ejercicios de piedad y donde fomentamos la adoración del Santísimo Sacramento y las procesiones eucarísticas públicas, todo en un ambiente de piedad que despertó el sentido fraterno de la comunidad eclesial. Fue imponente la gran procesión pública final del Congreso Eucarístico con el Santísimo Sacramento que congregó a miles de fieles cristianos que colmaron las calles y plazas de nuestra Ciudad.

Fueron días santos vividos en unidad y comunión, aquella que sólo Jesús Eucaristía puede hacer surgir entre nosotros ya que, “el don de Cristo y de su Espíritu, que recibimos en la Eucaristía, cumple con plenitud sobreabundante los anhelos de unidad fraterna que alberga el corazón humano y, al mismo tiempo, los eleva muy por encima de la simple experiencia convival humana. Mediante la comunión con el Cuerpo de Cristo, la Iglesia llega a ser cada vez más lo que debe ser: misterio de unidad «vertical» y «horizontal» para todo el género humano. A los brotes de disgregación, que la experiencia cotidiana muestra tan arraigados en la humanidad a causa del pecado, se contrapone la fuerza generadora de unidad del Cuerpo de Cristo. La Eucaristía, formando continuamente a la Iglesia, crea también comunión entre los hombres”.[4]

Piura y Tumbes, tierra de profunda fe cristiana y católica

Los días congresales vividos han evidenciado una vez más la profunda identidad católica de nuestra tierra manifestada en las devociones multitudinarias a la Cruz de la Conquista o de la Evangelización, al Señor Cautivo de Ayabaca, al Señor de la Buena Muerte de Chocán y a nuestra querida “Mamita Meche”, Nuestra Señora de las Mercedes de Paita. Todo ello nos compromete a impulsar de manera más decidida la Nueva Evangelización a la que reiteradamente nos convoca el Papa Francisco, para que con nuevo ardor de resucitados y con santa audacia llevemos a todos el Evangelio de la Vida que vence a la muerte y la Palabra de la belleza eterna que no se apaga.[5]

Recemos al Señor por María para que aleje de nosotros un Fenómeno del Niño severo

En la inauguración del Congreso Eucarístico les pedí a todos que rogáramos al Creador, para que aleje de nosotros el peligro de un Fenómeno del Niño extremadamente severo o extraordinario que pueda sembrar muerte y destrucción, y que más bien nos conceda la gracia de un tiempo sereno con suficiente lluvia, tan necesaria para nuestra subsistencia y para la fecundidad de nuestros campos y sobrevivencia de nuestro ganado. Este pedido recibió la adhesión inmediata de todos los que colmaban las tribunas de nuestro Estadio Miguel Grau de Piura con sus espontáneos aplausos. Por ello vuelvo a pedirles que a través de nuestra oración al Señor por medio de Santa María sigamos pidiendo por esta intención y que lo hagamos rezando personal, familiar y comunitariamente la oración del Bajo tu Amparo:

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios;
no deseches las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien líbranos siempre de todo peligro,
¡oh Virgen gloriosa y bendita!
Amén.

Que esta preocupación que ahora vivimos nos lleve a fomentar una cultura de la prevención y que escuchando al Papa Francisco, pongamos más empeño en cuidar la creación, nuestra casa común, porque cuidar de ella es tarea y responsabilidad del cristiano y respuesta a la primera creación de Dios.

Pongo en las manos y en el Inmaculado y Doloroso Corazón de Santa María, Madre de todas las Mercedes, todos los trabajos del X Congreso Nacional Eucarístico y Mariano. Mirándola a Ella vemos la fuerza transformadora que tiene la Eucaristía, vemos a la Iglesia y al mundo renovados por el amor, y así con Ella y bajo su guía, nos preparamos  a vivir el gran acontecimiento del Jubileo Extraordinario de la Misericordia para que contemplando con la Madre el “rostro eucarístico” de su Divino Hijo, sepamos descubrir que Jesucristo es el “rostro de la misericordia del Padre”. Con el Santo Padre les digo: “Hay tanta necesidad hoy de misericordia, y es importante que los fieles laicos la vivan y la lleven a los diversos ambientes sociales. ¡Adelante!”.[6]

Con mi afectuosa bendición pastoral, pide sus oraciones.

 

[1] S.S. Francisco, Homilía de Corpus Christi, 22-VI-2014.

[2] San Juan Pablo II, Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 60.

[3] Ibid.

[4] S.S. Benedicto XVI, Discurso a la Plenaria del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales, 11-XI-2010.

[5] Ver S.S. Francisco, Exhortación Apostólica, Evangelii gaudium, Oración Final n. 288.

[6] S.S. Francisco, Homilía en la celebración penitencial “24 horas para el Señor”, 13-III-2015.

Sábado 19 Septiembre, 2015