ARQUIDIÓCESIS DE PIURA RECIBE LA MEDALLA DE ORO SANTO TORIBIO DE MOGROVEJO

Conferencia Episcopal Peruana galardona a la Arquidiócesis de Piura por sus 75 años anunciando la alegría del Evangelio

DSC0745219 de enero de 2015 (Oficina de Prensa).- El día de hoy, la Conferencia Episcopal Peruana distinguió con la Medalla de Oro “Santo Toribio de Mogrovejo” a la Arquidiócesis de Piura, por sus 75 años de creación como Diócesis al servicio de la Iglesia en el Perú, contribuyendo así al enriquecimiento de la fe de nuestro pueblo. Cabe resaltar que la Medalla de Oro “Santo Toribio de Mogrovejo” es entregada a las personas e instituciones que han colaborado activamente con la misión de la Iglesia Católica en el Perú.

La entrega del galardón se dio en la ciudad de Lima, en el marco de la 105° Asamblea Plenaria del Episcopado Peruano. El Arzobispo Metropolitano de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., agradeció a los Obispos del Perú por este reconocimiento en nombre de todos los piuranos y tumbesinos. Asimismo nuestro Pastor recordó que la historia de la Iglesia de Piura se remonta mucho más atrás, cuando hace 483 años se plantó en nuestras tierras la primera Cruz y se celebró la primera Eucaristía. Desde entonces Piura es para el Perú “la puerta de la Fe”, pues aquí llegaron los misioneros de la primera hora, quienes llevaron el anuncio del Evangelio a toda nuestra Patria.

Así nos lo recordaba San Juan Pablo II durante su visita a Piura en el año 1985: “Vengo en peregrinación de fe a las fuentes de la gesta evangelizadora en el Perú, ya que de estas tierras, bajo la protección del Arcángel San Miguel, partieron los pioneros del anuncio de Jesucristo, de su Buena Nueva y de su Iglesia, hacia el vasto territorio del antiguo Imperio Inca. Por ello, desde este lugar, nuestra mente se eleva de modo espontáneo hacía Dios, para darle gracias por la evangelización del Perú, por sus héroes y santos. Y nuestro espíritu se recoge en plegaría, para meditar sobre aquella evangelización y descubrir las exigencias que derivan de la aceptación del Evangelio”.

Nuestro Arzobispo, a la vez que renovó la invitación a todos los Obispos del Perú a participar del próximo Congreso Nacional Eucarístico y Mariano a realizarse en nuestra Ciudad del 13 al 16 agosto próximos, y con el cual se clausura nuestro Año Jubilar Arquidiocesano, expresó que esta distinción ha de alentarnos a todos los fieles piuranos, tumbesinos y de todo el Perú a que nos preparemos con mayor entusiasmo e ilusión para la realización de este gran acontecimiento eclesial.

La condecoración le fue entregada a nuestro Arzobispo por Mons. Salvador Piñeiro, Arzobispo Metropolitano de Ayacucho y Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, junto a Mons. Fortunato Pablo Urcey, Obispo Prelado de Chota y Secretario General de la Conferencia Episcopal Peruana.

viernes 13 febrero, 2015