Benedicto XVI: “La relación entre fe y razón constituye un serio desafío para la cultura actual”

S.S. Benedicto XVI29 de enero (Oficina de Prensa).- Ayer, domingo 28 de enero, previo al rezo del Ángelus, Su Santidad Benedicto XVI, pronunció un mensaje, a los varios miles de fieles y peregrinos congregados en la Plaza de San Pedro, donde destacó que uno de los desafíos culturales más importantes en estos momentos es la armoniosa relación entre fe y razón, en el marco de la fiesta litúrgica de Santo Tomas de Aquino.

Refiriéndose a santo Tomás de Aquino, Presbítero y Doctor de la Iglesia considerado por muchos como el filósofo y teólogo más grande del catolicismo, el Santo Padre señaló que es un ejemplo de diálogo entre culturas y modelo para los profesores y académicos católicos. ”Con una sabiduría de amplias miras, santo Tomás de Aquino logró instaurar una confrontación fecunda con el pensamiento árabe y judío de su tiempo, de manera que es considerado como un maestro siempre actual de diálogo con las demás culturas y religiones. Supo presentar esa admirable síntesis cristiana entre razón y fe que para la civilización occidental representa un patrimonio precioso, al que se puede recurrir también hoy para dialogar eficazmente con las grandes tradiciones culturales y religiosas del este y del sur del mundo”.

Por tal motivo, Benedicto XVI, pidió orar para que los cristianos que se desempeñan en el ámbito académico y cultural, sepan expresar la racionalidad de su fe y testimoniarla en un diálogo inspirado en el amor, ya que la relación entre fe y razón, constituye actualmente un serio desafío para la cultura dominante en el mundo occidental.

Finalmente y tras el rezo del Ángelus, el Pastor de la Iglesia Universal, hizo un llamado a favor de la paz en el Líbano y el fin de las confrontaciones en la Franja de Gaza (territorio palestino)."Hago mías las fuertes palabras pronunciadas por el Cardenal Nasrallah Pierre Sfeir (Patriarca de los católicos de rito Maronita del Líbano) denunciando las confrontaciones fratricidas. Con él y con los demás responsables religiosos, invoco la ayuda de Dios para que todos los libaneses indistintamente puedan y quieran trabajar juntos para convertir a su patria en una verdadera casa común". Asimismo, ofreció a toda la población palestina, su cercanía espiritual y aseguró su oración para que “prevalezca en todos la voluntad de trabajar juntos por el bien común, emprendiendo vías pacíficas para solucionar las diversas tensiones".

martes 30 enero, 2007